Libertad provisional con fianza de 200.000 euros para la hija de Mario Conde

Alejandra Conde se encontraba hasta ahora en arresto domiciliario

Alejandra Conde, en una imagen de archivo
Alejandra Conde, en una imagen de archivo

El juez Pedraz ha acordado modificar la situación personal de Alejandra Conde Arroyo, hija del ex banquero Mario Conde, y ha decretado su libertad provisional si presta una fianza en metálico o un aval bancario por importe de 200.000 euros.

El juez Santiago Pedraz ha acordado modificar la situación personal de Alejandra Conde Arroyo, hija del ex banquero Mario Conde, y ha decretado su libertad provisional si presta una fianza en metálico o un aval bancario por importe de 200.000 euros. Además, el juez le impone otras medidas cautelares, como comparecencias todos los lunes en su juzgado o en el juzgado del domicilio que fije, prohibición de salir de España, retirada del pasaporte, así como facilitar un teléfono móvil donde se le pueda localizar.

El instructor de la operación 'Fénix', que investiga al exbanquero y su entorno por el presunto blanqueo de 13,06 millones de euros procedentes de los casos Banesto y Argentia Trust, ha acordado para ella su comparecencia semanal ante el juzgado, la prohibición de salir de España y la retirada del pasaporte.

Como también ocurriese con su padre, en libertad provisional desde el pasado viernes, Alejandra Conde deberá facilitar un teléfono móvil donde esté localizable para las autoridades cuantas veces como requieran.

Según explica el juez Pedraz en su auto, la libertad de la hija del exbanquero, en arresto domiciliario desde el pasado 13 de abril al ser considerada coartífice de la trama, no perjudica el curso de la instrucción, ya que "se han practicado las diligencias urgentes"necesarias.

A la espera del depósito de la fianza, el magistrado ya ha reconsiderado la situación personal de los tres únicos investigados para los que decretó prisión incondicional, después de que hace dos semanas lo hiciera con el abogado de la familia Conde, Francisco Javier de la Vega, tras abonar 100.000 euros.

Tras De la Vega, fue el propio Conde quien abandonó la cárcel madrileña de Soto del Real previa transferencia de 300.000 euros en concepto de fianza, tras la negativa de la Fiscalía a validar el aval hipotecario aportado por dos amigos del exbanquero.

A ellos, además de a otra docena de personas de su entorno, se les atribuye pertenencia a grupo criminal, alzamiento de bienes, ocho delitos fiscales y el presunto blanqueo de más de 13 millones de euros procedentes de las responsabilidades civiles de los casos Banesto y Argentia Trust, por los que Mario Conde fue condenado en los noventa y que no satisfizo íntegramente.

En concreto, las pesquisas, que se remontan a 2011, apuntan a que Conde repatrió esta cantidad a través de sociedades pantalla ubicadas tanto en España como en otros países, entre ellos Luxemburgo e Italia.

Con este dinero, apunta la investigación, el exbanquero y su familia mantuvieron un "elevado tren de vida", a pesar de haberse declarado insolvente.