Los Franco se reúnen este lunes con el Gobierno para conocer la fecha de la exhumación

El deseo de la familia es que sus abuelos puedan descansar junto a su única hija, Carmen Franco y su yerno, el Marqués de Villaverde, en el panteón familiar que tienen en la catedral de la Almudena

Mientras la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, anunciaba el viernes la aprobación de la exhumación de Franco en el Consejo de Ministros, un representante del Ejecutivo citaba a la familia para una reunión este lunes en la que se les comunicará la fecha y hora en la que el dictador abandonará para siempre el Valle de los Caídos.

Si hay algo que el gobierno en funciones de Pedro Sánchez guarda con sigilo es el día D y la hora H en la que se producirá la exhumación de Francisco Franco. Es el dato más codiciado, clave en la estrategia electoral del partido socialista, a sólo tres semanas para las elecciones.

Si la maniobra política que ha dado luz verde a la salida del cadáver de Francisco Franco del Valle de los Caídos se ha mantenido en el máximo secreto por el Ejecutivo en funciones desde que el Tribunal Supremo fallara a favor de la exhumación el pasado 30 de septiembre, la fecha en la que se ejecutará se guarda con mayor celo aún para garantizar su impacto mediático y electoral.

Esto explicaría por qué la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, en su rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros dónde se aprobó la exhumación de Franco no comunicara una fecha concreta, y se hablara de una franja entre el 18 y el 22 de octubre, marcando como plazo máximo para llevarla a cabo el 25 de octubre. Tampoco desveló la vicepresidenta que mientras ella comparecía ante los medios, un representante del gobierno ya se estaba poniendo en contacto con el letrado de los Franco, Luis Felipe Utrera-Molina.

Fuentes familiares han confirmado a LA RAZÓN que, el pasado viernes se citaba al representante legal de la familia Franco a una reunión, que tendrá lugar este lunes y dónde sospechan se les comunicará la decisión del gobierno de exhumar a Franco de forma inminente. Es la primera vez que el Gobierno se reúne con la familia Franco por lo que, según esta fuente familiar, se entiende que en esa cita se les comunicará la fecha y hora en la que Franco abandonará para siempre el Valle de los Caídos. LA RAZÓN se ha puesto en contacto con la Moncloa, pero no han confirmado la reunión.

Tras este trámite, tal como anunció Carmen Calvo, el gobierno podrá exhumar e inhumar a Franco en Mingorrubio, en 48 horas, tiempo que consideran suficiente para que la familia Franco pueda organizarse para estar presentes, si así lo desean, cuando se levante la losa que cubre la tumba de Franco.

Sus nietos han asegurado a este diario que, aunque no estén de acuerdo con la sentencia del Tribunal Supremo que les niega el derecho fundamental de decidir qué hacer con los restos de su abuelo, tendrán que acatarla. “Nos han dejado -dicen- sin voz ni voto a los familiares, los únicos a los que realmente les importa dónde esté enterrado Francisco Franco, nuestro abuelo”. Pero los Franco no tiran la toalla y tras el recurso al Tribunal Constitucional presentado el jueves, ya avanzan que acudirán a Estrasburgo.

Y es que los Franco tienen previsto agotar todas las vías legales para garantizar su derecho a decidir dónde debe ser enterrado su abuelo. Por eso, y aunque no confían en una justicia que consideran “politizada”, han presentado un recurso en el que solicitan la suspensión cautelarísima de la exhumación de Franco de la basílica del Valle de los Caídos y el traslado de sus restos al cementerio de El Pardo-Mingorrubio hasta que los jueces del TC valoren el fondo del asunto. Se espera que el tribunal de garantías resuelva sobre esta petición urgente de la familia Franco en la próxima semana y si no se adopta esta medida, el Ejecutivo tendrá ya vía libre para ejecutar la sentencia del Supremo y exhumar a Franco independientemente de si el Constitucional admite o no después el recurso de amparo.

El deseo de la familia y por el que lucharán en Europa es que sus abuelos puedan descansar junto a su única hija, Carmen Franco y su yerno, el Marqués de Villaverde, en el panteón familiar que tienen en la catedral de la Almudena de Madrid. De este modo, asegura la familia Franco, se cumpliría el deseo de sus nietos de que toda la familia reposara eternamente juntos, cómo quería su madre, Carmen Franco Polo, cuando compró la tumba y sobre todo evitar que, dentro de unos años, surjan problemas al estar sus abuelos enterrados en una cripta, en el cementerio de Mingorrubio que es propiedad del Estado.