Los Mossos denuncian el espionaje del Govern

El Sindicato de Policía de Cataluña (SPC) lleva al juzgado número 13 los seguimientos del CNI de la Generalitat.

La Guardia Civil durante los registros del CESICAT en septiembre
La Guardia Civil durante los registros del CESICAT en septiembre

El Sindicato de Policía de Cataluña (SPC) lleva al juzgado número 13 los seguimientos del CNI de la Generalitat.

El Sindicato de Policías de Cataluña (SPC) de los Mossos d’Esquadra ha presentado un escrito en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona en el que solicita su personación al tener conocimiento de que el CESICAT, el servicio secreto de la Generalitat, podría haberles espiado, tal y como reveló ayer LA RAZÓN .

En su escrito, hacen referencia a lo revelado por este periódico en el sentido de que la Guardia Civil se ha incautado de documentación del CESICAT que vendría a acreditar el citado espionaje. El escrito va firmado por José María Fuster-Fabra, letrado del SPC.

El secretario general del sindicato, David José i Mañas, manifestó ayer a LA RAZÓN que «estamos dispuestos a llegar hasta donde haya que llegar para que se depuren todas las responsabilidades penales y civiles, si es que las hay, porque no es de recibo que con dinero público, que hace falta para otras cosas, se espíe a un sindicato que se dedica a defender los intereses de sus afiliados».

El SPC ha sido considerado por el Departamento de Interior de la Generalitat como un sindicato crítico con sus actuaciones.

David José señaló que, desde el primer momento, en 2013, cuando se produjo la intromisión en su web, sospecharon del CESICAT por la forma en que actuó este servicio que, pasadas muchas horas del incidente, se ofrecía para colaborar en aclarar lo que había ocurrido.

En aquel momento, ya se descubrieron algunos indicios pero si la Guardia Civil, con los documentos y soportes telemáticos requisados en el CTTI y en el CESICAT, acredita el espionaje, se actuará conforme a derecho para que se depuren todas las responsabilidades penales y civiles.

Según se reflejó en la primera denuncia realizada por el SPC en 2013, «alguien dictó instrucciones para el control de la web del SPC, alguien desde el CESICAT, a nuestro juicio, con la intención de conocer o controlar el funcionamiento y medidas de seguridad de la web, es decir, el funcionamiento y estructura de la página y perpetrar el ataque desde una IP inidentificada, como se aprecian que se produjeron desde diferentes países extranjeros en sucesivos días», señalaba el escrito del sindicato. «Lógicamente, el realizar ese control sin motivación ni petición alguna tiene evidente conexión con el posterior ataque, así como el hecho de que curiosamente el CESICAT sea el primer conocedor de la realización de los mismos».

Para el sindicato, resultaba «absolutamente extraño» el comportamiento de servicio de espionaje, en cuanto a las «numerosas e insistentes» peticiones que les hicieron sobre los archivos donde se contenía toda la información de los ataques, ya que este organismo no tienen competencias para requerirlos.

«Bajo nuestra opinión se pretendía verificar desde CESICAT cuál era el rastro que constaba sobre su intervención y conexiones efectuadas», subrayaba el escrito.

Se trata de un asunto que estaba pendiente de resolver por la Justicia y al que la Guardia Civil ha dado un gran impulso. Además, otros espionajes hasta ahora ocultos podrían ser conocidos por la opinión pública.