Los Reyes cumplen con la tradición en Palma

La Princesa Leonor y la Infanta Sofía, que estuvieron muy sonrientes, fueron el centro de atención. Les acompañó también su abuela, la Reina emérita.

Los reyes Felipe y Letizia, sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, y la reina Sofía han asistido esta mediodía a la misa de Domingo de Resurrección en la Catedral de Mallorca
Los reyes Felipe y Letizia, sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, y la reina Sofía han asistido esta mediodía a la misa de Domingo de Resurrección en la Catedral de Mallorca

La Princesa Leonor y la Infanta Sofía, que estuvieron muy sonrientes, fueron el centro de atención. Les acompañó también su abuela, la Reina emérita.

Don Felipe y Doña Letizia, acompañados de sus hijas la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, así como de la Reina emérita, asistieron ayer a mediodía a la tradicional misa del Domingo de Pascua de Resurrección en la Catedral de Mallorca. Éste es el tercer año consecutivo que acuden como Reyes a la misa pascual en la seo de Palma, consolidando una tradición arraigada en la Familia Real, que habitualmente pasa unos días de descanso en Semana Santa en su residencia de Marivent. Ni Don Juan Carlos, ni las infantas Elena y Cristina acudieron a esta ceremonia, como viene siendo habitual en los últimos años. La Reina emérita, por su parte, se encontraba ya en Mallorca desde hacía días, acompañada de su hermana, la princesa Irene de Grecia. De hecho, el lunes visitaron juntas el templo gótico, donde Doña Sofía presidió el concierto benéfico a favor de la ONG Proyecto Hombre, dedicada a la prevención y tratamiento de drogodependencias.

Aunque la misa era a mediodía, desde temprano varios centenares de personas –vecinos de Palma y turista– esperaban a la Familia Real en el portal mayor de la Catedral. Puntuales, a las doce de la mañana, llegaba un Volvo XC90 de color negro conducido por Don Felipe. Según fueron bajando, los allí congregados les recibieron con una gran ovación y no dudaron en fotografiarles con sus teléfonos móviles, al tiempo que les dedicaban piropos. Antes de acceder al templo la Familia Real paró a saludar al público, a la delegada del Gobierno en Baleares, María Salom, al administrador apostólico de Mallorca, Sebastià Taltavull, y a miembros del cabildo catedralicio, que también les esperaban a la entrada. Tanto la Infanta Sofía como la Princesa Leonor estuvieron muy sonrientes en todo momento, saludando a los allí reunidos con la mano.

Por supuesto, los Reyes y sus hijas también posaron antes de entrar a la misa. Se colocaron, de izquierda a derecha, la Reina Letizia, el Rey Felipe y Doña Sofía, mientras que en el centro, en primer plano, se encontraban la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. Don Felipe vestía un clásico traje azul marino, camisa blanca de rayas y corbata amarilla; Doña Letizia, blazer azul, blusa blanca de Hugo Boss, ajustados pantalones encerados en azul marino, zapatos de salón oscuros, cartera de mano y pequeños pendientes de mariposa. Tanto la Princesa Leonor como su hermana vestían los abrigos de Carolina Herrera que ya lucieron en el pasado desfile del Día de la Hispanidad: la mayor de color azul marino a juego con sus manoletinas y sobre un primaveral vestido en crudo y la pequeña en rojo, al igual que su vestido y bailarinas. Por su parte, Doña Sofía optó por un traje de falda y chaqueta en rosa fucsia y zapatos y bolso en gris metalizado, un «look» colorido que completó con numerosos collares.