Senadores del PP acusan a Sánchez de querer «corregir las urnas»

Los senadores valencianos Pedro Agramunt, Rita Barberá, Susana Camarero (i), y Marta Torrado (d), al inicio de la rueda de prensa en la que valoran la constitución de los grupos parlamentarios en el Senado
Los senadores valencianos Pedro Agramunt, Rita Barberá, Susana Camarero (i), y Marta Torrado (d), al inicio de la rueda de prensa en la que valoran la constitución de los grupos parlamentarios en el Senado

La senadora del PP Rita Barberá ha acusado hoy al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de querer "corregir las urnas"al ceder senadores y diputados a otros grupos "según crea conveniente"y le ha preguntado "a cambio de qué", mientras ha pedido a los socialistas que hagan "una reflexión seria".

En su primera comparecencia pública tras dejar la Alcaldía de Valencia hace más de seis meses, en los que ha dicho que se ha "impuesto un silencio respetuoso, oportuno e inteligente", Barberá ha advertido de que los únicos que corrigen las urnas son "los dictadores" y ha pedido a Sánchez que asuma que ha perdido las elecciones.

Barberá ha comparecido en la sede del partido en Valencia junto con los senadores populares Pedro Agramunt, Susana Camarero y Marta Torrado, para valorar la constitución de los grupos en el Senado, donde el PSOE ha cedido dos senadores a Democràcia i Llibertat y otros dos a ERC para que constituyan grupo propio.

Ha destacado que no es la primera vez que el PSOE trabaja con Convergència (ahora Democràcia i Llibertat); ha afirmado que corregir las urnas es un fraude de ley, además de "muy peligroso", y ha precisado que ella alcanzó la Alcaldía en 1991 gracias a un pacto con Unió Valenciana anunciado antes de la campaña electoral.

"Los valencianos sabían, desde antes de que empezara la campaña, que iríamos juntos a gobernar y el que tuviera un voto o un escaño más sería el alcalde, y eso es transparencia", ha defendido Barberá, quien ha asegurado que los votantes del PSOE en Castellón "no han votado para que vaya a ERC, seguro".

Prostituir el voto de los españoles

Pero Barberá no ha sido la única en plantar cara al líder de los socialistas. Cuatro senadores nacionales del PP, Pedro José Pérez, Pilar Barreiro, Fulgencio Gil y Severa González, han acusado al secretario general del PSOE de "ultraje"al decir "no pero sí"a una posible coalición de partidos que "pretenden romper España", y consideran que dar "más voz, más medios económicos y más facilidades"a esta "amenaza rupturista"supone estar "prostituyendo el voto de los españoles, sean del partido que sean".

Asimismo, destaca que supone un "ultraje a los votantes del PSOE" y también "a los militantes del Partido Socialista que han manifestado en distintos lugares de España su disconformidad con esta postura".

En su opinión, Sánchez está llevando a una "deriva incomprensible"al PSOE cuando dice que quiere la unidad de España, pero negocia con los independentistas y dice "no pero sí"a una posible coalición de partidos que pretenden romper España, como ERC, Democracia y Libertad, Bildu, o como Podemos.

No es cortesía parlamentaria

Mientras, la senadora del PP por Canarias, María del Carmen Hernández Bento, destacó que lo que ha hecho el PSOE no es ningún tipo de cortesía parlamentaria, a pesar de que Pedro Sánchez intente "disfrazarlo", añadiendo que es una "hipocresía total"que intente explicar este 'movimiento' como "cortesía".

Aquí, indicó que lo que España necesita en la actualidad es que se conforme un Gobierno estable y moderado, mientras reconoció que las cifras de las elecciones "son las que son"y que el PP, aunque ha perdido muchos apoyos, sigue siendo la lista más votada en el país.