Malestar de los Mossos con sus mandos por el 1–O

Parte de los agentes de la Policía Autonómica se queja de que sus superiores no asumen las responsabilidades del referéndum ilegal

El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, fue ovacionado ayer en el inicio del nuevo curso de la academia, que contó con destacadas ausencias
El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, fue ovacionado ayer en el inicio del nuevo curso de la academia, que contó con destacadas ausencias

Parte de los agentes de la Policía Autonómica se queja de que sus superiores no asumen las responsabilidades del referéndum ilegal.

Dos días después de que comenzara la investigación individual sobre la actuación de los Mossos d’Esquadra el día del referéndum ilegal, el 1–O, el cuerpo da la sensación de estar dividido, con discrepancias internas, pese a las apariencias. Además, en la apertura del curso académico 2017–18 se ausentaron por primera vez representantes de la Fiscalía, Policía Nacional, Guardia Civil, Ejército y también jueces.

Fuentes de la Policía Autonómica no entienden el motivo por el que algunos de sus mandos dejaron de asumir toda la responsabilidad de las instrucciones transmitida en las actuaciones del 1–O, jornada en la que muchos agentes actuaron con pasividad, pese a las órdenes judiciales del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

El malestar entre los Mossos también es palpable, teniendo en cuenta que la Guardia Civil sigue investigando las llamadas telefónicas por radio, además de las que habrían llevado a cabo mandos y agentes. Un juzgado de Lleida investiga una supuesta inacción el día de la pseudo consulta secesionista.

El sindicato Uspac de los Mossos, por su parte, pidió a la cúpula del cuerpo que deje de pedir informes a los agentes que actuaron el 1–O, porque a su juicio, ya están siendo investigados a nivel judicial, aparte de que consideran que si se aplica el 155 toda la información se la quedaría el Gobierno.

La cúpula de los Mossos pidió a los agentes que actuaron el día del referéndum ilegal que elaboren un informe para detallar todas las intervenciones que se llevaron a cabo en los centros de votación. Entre la información que deben aportar, los agentes también deben incluir en sus informes la situación en la que estaba el punto de votación cuando llegaron, los diferentes intentos que efectuaron para intentar acceder en el colegio electoral, así como el resultado de sus intervenciones.

Uspac acusó al actual consejero de Interior, Joaquim Forn, y al mayor de la Policía Autonómica, Josep Lluís Trapero, de dejar a los agentes «al pie de los caballos» al requerirles informes y minutas sobre el operativo del referéndum ilegal. El sindicato consideró que es totalmente falso que los mandos policiales no entregarán los informes a la autoridad judicial.

El problema de fondo es la relación de los agentes con sus mandos, un hecho que por cierto se ha ido repitiendo en numerosas ocasiones en los últimos años. Independientemente de los respectivos consejeros de Interior, siempre ha habido discrepancias. Con el proceso separatista, se han acentuado estas distancias.