Máquinas hechas en Guipúzcoa se vendieron a empresas del programa nuclear iraní

La Guardia Civil asegura que máquinas fabricadas por la empresa guipuzcoana Goratu se vendieron a una empresa vinculada con el programa nuclear de Irán y a una compañía de armamento de la India.

La Guardia Civil asegura que máquinas fabricadas por la empresa guipuzcoana Goratu se vendieron a una empresa vinculada con el programa nuclear de Irán y a una compañía de armamento de la India.

El Ministerio del Interior ha informado hoy en un comunicado de la investigación desarrollada en el marco de la operación “Altxatu”, que se ha saldado con la intervención en Guipúzcoa de maquinaria susceptible de ser usada en programas armamentísticos y de misiles que iba a ser exportada a la India e Irán y con la imputación de tres personas por su participación en actividades de contrabando.

Fuentes de la investigación han confirmado que la empresa investigada es la firma Goratu de Elgoibar (Guipúzcoa), que fue registrada por la Guardia Civil el pasado 30 de septiembre.

Tras el registro, Goratu envió el pasado lunes una nota de prensa en la que aseguraba que, aunque exporta regularmente hasta el 90 % de su fabricación en los más variados mercados internacionales, no ha vendido ninguno de sus equipos en Irán”.

El Ministerio del Interior ha explicado hoy en su comunicado que una de las máquinas fabricadas por Goratu había sido desviada a Irán, concretamente a una empresa vinculada a su programa nuclear, a través de una empresa “pantalla” situada en un tercer país.

Precisa que otra de estas máquinas fue exportada para su uso militar a empresas dedicadas a la fabricación de cañones y piezas de artillería o de motores de aviones de combate en la India.

Este tipo de material se emplea para la fabricación de aparatos no explosivos destinados para usos civiles o militares, aunque pueden ser desviados para la construcción de armas nucleares u otros dispositivos nucleares explosivos.

Esta operación es fruto de la lucha de la Guardia Civil contra la proliferación de armas de destrucción masiva y misiles, así como del control exhaustivo que se ejerce sobre el comercio exterior de este tipo de materiales estratégicos, “debido a su importancia para la paz y estabilidad internacional”.

La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2 de Eibar, mientras que en la operación han participado agentes de la Jefatura de Información de la Guardia Civil.