Política

Marcos de Quinto e Ignasi Guardans se enzarzan en Twitter: “miserable”, “gentuza”

A raíz de una crítica a Manuel Valls, ambos intercambiaron descalificativos

A raíz de una crítica a Manuel Valls, ambos intercambiaron descalificativos

Publicidad

Marcos de Quinto, ex vicepresidente de Coca Cola en España y número 2 de la lista de Ciudadanos a Madrid para las elecciones generales; e Ignasi Guardans, tertuliano y ex diputado del Parlamento de Cataluña por CiU desde 1995 hasta 1999, se han enzarzado vía Twitter en un cruce de declaraciones por la ruptura del partido naranja con el candidato al Consistorio de Barcelona Manuel Valls.

En primera instancia, de Quinto criticó a Valls por apoyar a Ada Colau en su investidura como alcaldesa de la Ciudad Condal: “Debe ser duro para Valls haber apoyado a Colau -de buena fe, no lo dudo- y ver ahora, en la fachada de la alcaldía, un lazo amarillo que insulta a nuestro Estado Democrático y a nuestro Sistema Judicial. Pobre hombre, sin querer se ha hecho cómplice de la infamia...”. A ello, Ignasi respondió: “Hay que ser miserable para llamar a Valls “cómplice de la infamia” con esa condescendencia ignorante y soberbia. Sr. Marcos de Quinto , aún no sabemos nada de en qué cree Ud, pero intente dedicarse a resolver problemas de la gente y no a vendettas de adolescente despechado”.

Ante eso, el diputado de la formación naranja no pudo callar y siguió respondiendo a base de patrimonio: “Cuando gentuza como tú me insulta, abro una botella de Quinta do Vale Meao, me sirvo una copa, y pienso en lo afortunado que soy por no parecerme a ti”. Y luego continuó, tirando de hemeroteca, criticando la procedencia de Guardans y el partido al que apoyaba: “Jopé, Ignasi ¿y con este curriculum tuyo te dedicas a dar lecciones morales al personal? ¡No solo has vivido del cuento, sino que además era del cuento de CiU! Hala, otra copa de Quinta do Vale Meao a ver si se me pasa el disgusto de que este mamandurrio me haya insultado”. Finalmente, Guardans acabó respondiendo en lo que ha sido, de momento, el fin del aireado debate: “Es interesante ver la riqueza matizada de tu debate político. ¡Qué aportación! Y cuéntanos: si trabajar (y cobrar) como Diputado fue “vivir del cuento”, supongo que piensas igual de tu Presidente, tu Portavoz, y de todos tus compañeros de escaño sin millones en el banco, ¿no?”.