Marta Pujol reconoce que recibió doce contratos sin concurso de la Generalitat

Marta Pujol declara en el Parlamet
Marta Pujol declara en el Parlamet

Marta Pujol ha admitido que entre 1988 y 1997, cuando su padre Jordi Pujol era presidente de Cataluña, encadenó doce encargos de la Generalitat para impulsar proyectos como arquitecta, de los que sólo uno, el último, fue a través de un concurso, aunque en un proceso restringido.

Marta Pujol Ferrusola era mayor de edad en 1980, cuando su abuelo Florenci falleció y su padre, Jordi, le explicó que existía una fortuna de 140 millones de pesetas en el extranjero que heredarían en un futuro no muy lejano. En el año 1992, su hermano mayor Jordi asumió la gestión de esta fortuna que ya se había incrementado significativamente. Según Marta Pujol, todos los hermanos recibieron 62 millones, pero no lo hicieron en una sola transferencia, sino en varios pagos. En todo caso, todos los hermanos gestionaron sus propias cuentas cifradas a partir de 1992 y casi todos las mantuvieron ocultas a Hacienda –incluso en 2010, cuando el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, decretó una amnistía fiscal– hasta que en julio de 2014 aparecieron en los medios sus depósitos en Andorra. Marta Pujol, por lo demás, confirmó que se benefició de 12 contratos de la Generalitat como arquitecta y que sólo uno de ellos fue por concurso porque durante un largo periodo no existía la normativa actual. La hija del ex presidente de la Generalitat confirmó que actualmente trabaja para el Ayuntamiento de Sant Vicenç de Montalt a pesar de que su contrato está en una situación irregular, puesto que expiró hace casi diez años y el consistorio todavía no ha arreglado estos papeles. Marta Pujol aseguró que en muchas ocasiones ha sido víctima de exclusiones contractuales por sus apellidos y citó al Ayuntamiento de Mataró.