Política

Mas contrarresta la convención del PP con una reunión soberanista

Celebrará una convención con consejeros y alcaldes para impulsar la secesión

El desembarco de hoy en Barcelona de ministros del Gobierno y de dirigentes nacionales del PP, todos ellos capitaneados por Mariano Rajoy, concederá un gran protagonismo los populares a lo largo de las próximas 48 horas en Cataluña. Convergència no quiere verse eclipsada por la presencia de Rajoy y de los otros pesos pesados del PP y, por eso, tiene previsto movilizar toda su artillería para tener un espacio en la parilla catalana.

En paralelo a la convención del PP en Barcelona, Convergència celebrará una convención municipal que contará con la presencia de un millar de representantes del mundo local del Convergència, pero sobre todo, con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, que intervendrá hoy por la tarde, y con buena parte de los consejeros de la Generalitat como Neus Munté (Bienestar Social) e Irene Rigau (Enseñanza).

Mañana será el turno de las segundas espadas de los otros líderes de Convergència, Josep Rull (secretario de Organización) y Lluís Coromines (visecretario de Coordinación Instittucional). Además, intervendrá el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

Las jornadas, que tendrán lugar en Calella (Barcelona) tienen por objetivo dar respuestas a las necesidades del mundo municipal y, cómo no, dar impulso al proceso de «transición nacional» «Se trabajará para cohesionar la acción política de Convergència en los municipios y se aprobará un manifesto donde se recogerán las conclusiones del debate», explica el partido nacionalista, orgulloso de ser en estos momentos la primera fuerza municipalista de Cataluña con 522 alcaldías.

Quien en principio no intervendrá es el consejero de la Presidència, Francesc Homs, que, sin embargo, quiso hacerlo ayer. Lo hizo para advertir de que pretender que el pueblo catalán no sea consultado es «misión imposible» porque se hará de una manera u otra dentro de la legalidad, ya que Mas no abonaría una convocatoria de consulta «suspendida» por ser «ilegal».

«Pretender que no sea consultado el pueblo catalán es misión imposible, se va a votar de una manera u otra. Con elecciones anticipadas o no anticipadas, pero votar, se va a votar en Cataluña», afirmó Homs en una entrevista en la cadena Ser, enmarcada en las nuevas acciones del Govern para hacer «pedagogía» en toda España sobre la consulta catalana en España.

Ante las negativas del Gobierno al proceso soberanista, Homs lamentó que al final «nos van a prohibir hacer encuestas» y recordó que la consulta no tendrá «vinculación jurídica».