Controles aleatorios en las autovías para evitar el secuestro de un camión

Dispositivo especial para el Día de Reyes. La Guardia Civil monta controles aleatorios

Un control en Madrid
Un control en Madrid

Las Fuerzas de Seguridad vigilan especialmente los accesos de vehículos de gran tonelaje a las capitales, donde habrá grandes aglomeraciones por las cabalgatas

Las Fuerzas de Seguridad, sobre todo a través de los Servicios de Información, han montado una serie de dispositivos «no visibles» con el fin de evitar que elementos yihadistas que pretendan atentar con vehículos contra las cabalgatas de Reyes secuestren a conductores de vehículos que, por ser oficiales o tener alguna misión que cumplir, puedan acceder a zonas acotadas a coches o camiones, según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas.

Por otra parte, y una vez establecidas por los ayuntamientos, entre otros el de Madrid, unas normas que impiden el acceso de vehículos pesados a dichas zonas, la Guardia Civil de Tráfico ha montado una serie de controles aleatorios en los accesos a grandes ciudades y otras poblaciones con el fin de identificar y, en su caso, detener, a cualquier conductor que no pueda justificar las razones por las que está al volante de un camión o un vehículo de grandes dimensiones.

Los terroristas se valen de cualquier instrumento para llevar a cabo sus planes criminales. Hay un tipo de vehículo del que no se ha hablado en estas semanas, como las caravanas arrastradas por un coche y las autocaravanas, que pueden albergar cargas peligrosas y cuya presencia en las carretera se suele asimilar a la de pacíficos turistas.

Por lo que se refiere al posible secuestro de una persona (o su familia, para tenerla amenazada) que vaya a conducir vehículos que participan en los cabalgatas o en los servicios que se prestan a las mismas, los Servicios de Información están atentos a cualquier novedad que se pueda producir. «La seguridad no puede ser nunca completa e infalible, pero se ponen todos los medios humanos y materiales para impedir la actuación de los terroristas», agregan.

A todo ello hay que unir la presencia física de los agentes uniformados, que suponen una garantía para los ciudadanos. En las cabalgatas va a existir un despliegue especial y a estos agentes debe dirigirse quien crea ver algo sospechoso.