Monago pondrá en venta la «residencia oficial» de los presidentes extremeños

El Gobierno extremeño pondrá a la venta la residencia oficial de los presidentes de Extremadura, en desuso desde la llegada de José Antonio Monago a la jefatura del Ejecutivo, según ha anunciado el propio presidente autonómico ante la Asamblea.

El presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, ha anunciado que el Ejecutivo regional va a vender la residencia oficial del máximo responsable autonómico. De este modo, el Ejecutivo extremeño ya ha transmitido su voluntad de iniciar los trámites para enajenar la vivienda, mediante subasta pública.

El palacio presidencial, con una superficie de 600 metros cuadrados repartidos en tres plantas y un semisótano y 1.500 metros de jardín con piscina, está situado en la avenida José Fernández López de la capital autonómica.

El presidente Monago, que renunció a vivir en esta residencia, ha anunciado que el beneficio de la venta se invertirá en la Ciudad de Mérida.

En su intervención, Monago ha adelantado que, tras la venta y el ahorro que se generará en los presupuestos “al no tener que mantener el palacio presidencial de Mérida”, se espera “disponer de una cifra de como mínimo 2 millones de euros”.

“Decidí quedarme en mi casa pagándome mi luz, mi agua, mi comida, mi contribución, mi IBI con mi nómina como cualquier familia extremeña. Hay cosas que no se pueden permitir y yo no iba a tener ninguna retribución en especie”, ha afirmado.

Según ha añadido, el coste de este palacio, “en el que han vivido los dos anteriores presidentes socialistas”, Guillermo Fernández Vara y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, supuso en la legislatura anterior casi un millón de euros.

El presidente extremeño ha adelantado que el importe generado por la enajenación de la residencia “se destinará íntegramente a proyectos de inversión en la ciudad de Mérida”.

Este inmueble, propiedad del Gobierno extremeño, fue adquirido el 10 de agosto de 1983 por, “nada más y nada menos, que 40 millones de las antiguas pesetas”.

“Les repito: estamos hablando de pesetas del año 1983, y se compró directamente a su propietario”, ha añadido.

Al tratarse de un bien de dominio público, ha afirmado Monago, la Junta de Extremadura ya ha solicitado a la Consejería de Hacienda y Administración Pública el inicio de los trámites para que se declare su alienabilidad, se realice una tasación pericial del inmueble por parte de patrimonio y se convoque subasta pública para su venta.

El palacio presidencial consta de una casa de 600 metros cuadrados útiles, en tres plantas más semisótano, y un jardín de 1.500 metros cuadrados con piscina.

Monago ha explicado que su Gobierno ha garantizado durante estos tres años su mantenimiento para que el inmueble estuviera en las mejores condiciones