Moncloa tajante: «A Rajoy no se le puede chantajear»

Una grabación a González en la «operación Lezo» habla de un intento de extorsión al presidente.

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, tras el Consejo de Ministros
El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, tras el Consejo de Ministros

Una grabación a González en la «operación Lezo» habla de un intento de extorsión al presidente.

El portavoz del Gobierno, Ïñigo Méndez de Vigo, negó ayer en cuatro ocasiones el supuesto chantaje por Julio Ariza, ex diputado del PP y presidente de Intereconomía, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con un vídeo en el que un empresario confesaba que daba dinero al ex tesorero popular Álvaro Lapuerta, todo según se desprende de una conversación intervenida al ex presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González y al ex ministro Eduardo Zaplana.

Méndez de Vigo aseguró que Rajoy rechaza que haya sido sometido a cualquier tipo de chantaje. «Rajoy es una persona a la que no se puede chantajear, no se somete a presiones, como demostró con su gestión del rescate a España».

Esta conversación, intervenida por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil el pasado 19 de febrero, y revelada por el programa «Al Rojo Vivo» de la Sexta, se produjo en una fecha en la que Ignacio González probablemente sabía que estaba siendo investigado y por tanto que podría ser grabado. El hecho de que ahora estas grabaciones hayan salido a la luz, obligó al portavoz a negar hasta en cuatro ocasiones las preguntas relacionadas con este asunto: si al Gobierno le constaba que existía una grabación en la que el empresario reconoce que pagó comisiones al Partido Popular; si el presidente ha sido chantajeado con esa grabación; si Rajoy envió a Bárcenas a negociar con el responsable de un grupo de comunicación que tenía en su poder la cinta y, por último, citando textualmente las palabras utilizadas por Ignacio González, «si soltaron la pasta por la puta cinta para taparlo». «La respuesta es no, no, no y no», contestó Méndez de Vigo.

También la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, negó el contenido de otra grabación en la que se aseguraba que se había reunido con Ariza y con Trillo para tratar sobre el contenido de esa cinta.

Por su parte, el portavoz del Gobierno insistió en que muchas de las conversaciones que se están conociendo tras destaparse la «Operación Lezo» son entre terceras personas y algunas de ellas las han desmentido esas personas. Asimismo, apeló a la figura de la «probatio diabólica» del derecho civil (figura inquisitorial) para destacar que «el que machaca con algo, tiene que probarlo». «Cualquiera que conozca al presidente del Gobierno sabe que es una persona a la que no se le puede chantajear y que no se somete a ninguna presión y lo ha probado». Además, recordó que entre las conversaciones incluidas en el sumario de la «Operación Lezo» se publicó una en la que se le mencionaba personalmente a él, y que versaba sobre las opciones de Cristina Cifuentes a ser candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. «Esa conversación nunca existió y nunca me llamó nadie», concluyó.