Muere Ajax, el perro de la Guardia Civil condecorado por evitar un atentado

Ajax, el perro de la Guardia Civil que recibió la máxima condecoración internacional el pasado mes de junio por su valentía al evitar un atentado de ETA en Mallorca en 2009 y que después fue recibido por el Rey Juan Carlos, ha fallecido debido a una enfermedad que se le detectó recientemente.

Según ha confirmado el instituto armado, Ajax murió ayer en Málaga tras detectársele una fuerte anemia y una infección de hígado.

El pasado viernes los cuidadores del parque "Lobopark"de Antequera (Málaga), donde Ajax fue trasladado tras su jubilación en el Cuerpo, notaron que estaba enfermo y ayer ya tuvieron que alimentarle con una jeringuilla.

Ajax tenía más de doce años, lo que equivale a unos ochenta en las personas, y fue retirado del servicio hace más de un año debido a su avanzada edad.

Precisamente ayer el sargento de la Guardia Civil Juan Carlos Alabarces, instructor y responsable de Ajax durante sus ocho años de servicio en los cuerpos especiales de seguridad de la Casa Real y de la Presidencia del Gobierno, visitó al can en esas instalaciones.

Alabarces está apenado por la muerte de este "excepcional"compañero aunque agradecido porque su labor fue premiada en vida y sirvió para reconocer el trabajo de estos animales y de sus guías.

La semana pasada el sargento Alabarces trajo al pastor alemán a Madrid unos días, y el viernes lo llevó en su coche de vuelta hasta Antequera.

"Le vi raro, apagado, cuando estábamos haciendo un reportaje para una televisión y lo achaqué al calor y al cansancio del viaje... Pero era un problema hepático y su muerte ha sido fulminante", ha relatado, con una mezcla de tristeza y de entereza.

El sargento Alabarces acompañó a Ajax al veterinario el viernes y, al confirmarse que sufría una fuerte anemia y un problema hepático, estuvo pendiente de su tratamiento y volvió a visitarle el sábado y el domingo, día en el que el animal ya no podía comer, por lo que le alimentó con una jeringuilla.

Entonces Alabarces tuvo que regresar a Madrid para trabajar al día siguiente, ayer lunes. Unas horas después, ayer por la mañana, le comunicaron que el perro había empeorado mucho y luego que había fallecido.

"Al menos reconforta saber que recibió todos los homenajes en vida... Creo que ningún perro los había recibido antes de morir. Ha superado con creces el historial y su reconocimiento ha servido para reconocer a todos los perros del Servicio Cinológico de la Guardia Civil y a todos sus guías", explica el sargento.

"Me da bastante pena. No es como si muere una persona pero casi, porque he pasado más horas con él que con mi familia", explica, y destaca, como ya hizo cuando Ajax recibió el galardón internacional, que su compañero "era un perro muy afable, nada conflictivo, con una capacidad de adaptación al medio que es lo que ha hecho que sobresalga sobre el resto".

Prueba de este carácter es que "estaba jubilado, pero en realidad trabajó hasta el último momento", ya que el viernes por la mañana grabó junto a Alabarces unas imágenes para una televisión, a pesar de que se encontraba mal.

El sargento reconoce que cuando reflexiona sobre la muerte de Ajax se le viene a la cabeza la frase que reza: "mientras más conozco a las personas, más me gustan los perros".

Juan Carlos Alabarces irá a Antequera en los próximos días para despedirse de Ajax tras su fallecimiento, aunque ya lo hizo cuando le acompañó en la clínica veterinaria, y se plantea pedir que le hagan un monolito en el Lobopark o en algún otro lugar de esa localidad, para que se le recuerde siempre.

Ajax D-38 tenía 12 años y había trabajado para la Guardia Civil durante ocho años, en el Servicio de Seguridad de la Casa del Rey y en el Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno.

Además de recibir el pasado 11 de junio la Medalla de Oro de la organización benéfica veterinaria líder del Reino Unido, la People's Dispensary for Sick Animals, que es el galardón internacional más relevante, Ajax fue recibido en el Palacio de la Zarzuela por el Rey Juan Carlos unos días después, el 18 de junio.

Don Juan Carlos felicitó a los guardias civiles que evitaron en 2009 una masacre en Palmanova (Mallorca) gracias a la actuación del perro Ajax, especialista en detectar explosivos, al que acarició y sobre el que preguntó diferentes aspectos de su trabajo.

Ajax también fue merecedor de una placa homenaje por parte del expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a finales de 2011, unos meses antes de que Ajax se jubilase, así como de una mención en 2012 por parte de la Escuela Cinológica de la Defensa.