«No aplicar el 155 es un cierre en falso jurídico»

¿Hay justificación jurídica para aplicar el 155 aunque Puigdemont convoque elecciones?

–No aplicar el 155 es un cierre en falso tanto político como jurídico. Al haber proclamado Puigdemont la declaración unilateral de independencia de Cataluña uno de los pasos siguientes serían tan graves como proceder a la redacción de su propia Constitución tras los comicios y el Tribunal Constitucional tendría que volver a entrar en materia con el Gobierno en una posición muy debilitada para negociar. No es efectivo aplicar el 155 después.

Por el contrario, ¿convocar elecciones es la única salida jurídica actual que tiene Puigdemont?

–Sí. El que el Gobierno no aplique el 155 ante la posibilidad de que el, por el momento, presidente de la Generalitat convoque elecciones sería el escenario perfecto para Puigdemont: declara la independencia de la comunidad, convocaría elecciones y se «iría de rositas». Por el contrario, en el caso de que el Ejecutivo aplique el artículo supondría la cesión o la suspensión total de sus funciones, perdería el aforamiento y habría que esclarecer si sería responsable de ciertos delitos, como el de sedición.

¿El 155 contempla que se asuma el poder legislativo de una autonomía?

–Dentro de que es una situación de excepcionalidad, el Senado, que sería la Cámara encargada de hacer el control a Cataluña y que tiene potestad legislativa, podría mantener un control previo de legalidad a las actuaciones que lleve a cabo la Mesa del Parlamento catalán.

*Catedrático y miembro de la Real Academia de Jurisprudencia