«No podéis bajar la guardia»

Rajoy visita en Yibuti a los militares desplegados en las operaciones «Atalanta» y «Ocean Shield». No hay secuestros en el Índico desde mayo de 2012

Mariano Rajoy, en una lancha durante la visita que ha realizado hoy al destacamento Orión y la Fragata Álvaro de Bazán
Mariano Rajoy, en una lancha durante la visita que ha realizado hoy al destacamento Orión y la Fragata Álvaro de Bazán

Como ya hiciera el año pasado cuando visitó a las tropas en Afganistán, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se desplazó ayer hasta Yibuti para felicitar las Fiestas a los militares españoles que luchan contra la piratería en el Océano Índico, tanto a los que participan en la «operación Atalanta» de la UE como en la misión «Ocean Shield» de la OTAN. «Éxito», «compromiso» y «orgullo» son algunas de las palabras que usó el jefe del Ejecutivo para dirigirse a los efectivos, los cuales han contribuido con su presencia en estas peligrosas aguas a que desde mayo de 2012 no se produzca ningún secuestro. Eso sí, lanzó un aviso: «La amenaza no se ha erradicado y sigue presente. No podéis bajar la guardia».

Rajoy llegó a primera hora de la mañana a Yibuti, acompañado del ministro de Defensa, Pedro Morenés; del Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Fernando García Sánchez; del Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante general Jaime Muñoz-Delgado, y del Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general Francisco Javier García Arnaiz. Nada más aterrizar se reunió con el presidente del país, Ismail Omar Guelleh para, acto seguido, visitar al primero de los contingentes españoles desplegados en el país africano: el Destacamento «Orion» o «los ojos de Atalanta», como los describió, pues desde su avión de vigilancia marítima «CN-235» controlan todo lo que ocurre en el índico y captan imágenes de los esquifes y campamentos piratas. A sus 56 efectivos les dijo que «vuestra contribución es esencial» y que «las cifras de ataques son la prueba del éxito de esta misión».

Acto seguido y sin apenas descanso, el presidente se trasladó en una lancha rápida hasta la fragata «Álvaro de Bazán», actual buque de mando de la Segunda Agrupación Marítima Permanente de la OTAN (SNMG-2) y que participa en la misión «Ocean Shield» contra la piratería en el Golfo de Adén. Una vez a bordo también tuvo unas palabras de felicitación y apoyo para sus 230 efectivos, a quienes dejó claro que «la Comunidad Internacional está ganando la batalla por la seguridad marítima y la actividad pesquera». De nuevo, habló de orgullo, de éxito y de unos resultados que «son fruto de vuestro esfuerzo y compromiso». Para concluir, Rajoy se comunicó por videoconferencia con los 81 tripulantes del Buque de Acción Marítima «Tornado», desplegado en el marco de «Atalanta» y que ayer se encontraba de misión navegando por el Índico. A ellos también les transmitió el cariño y el agradecimiento de Su Majestad el Rey, del Gobierno y de la sociedad española.

Pero, además de estas dos misiones que luchan contra la piratería, España también participa en otras dos que tratan de luchar contra sus causas. Una es la misión de entrenamiento de la UE en Somalia (EUTM-Somalia) con la que se busca adiestrar a los militares del país y en la que España contribuye con 20 efectivos. La otra, con el mismo fin y aún en una fase inicial, es la «EUCAP-NESTOR» de Yibuti, con un componente más civil y en la que hay un oficial de la Armada.

España es uno de los países que más fuerzas aporta a las operaciones de lucha contra la piratería en el Índico y, en el caso de «Atalanta», siempre lo ha hecho de forma permanente desde que arrancara en enero de 2009.

La fuerte presencia militar ha conseguido que los ataques piratas y los secuestros sean ya algo casi anecdótico. Si en 2009 se registraron 163 ataques este año sólo ha habido 13, mientras que en el caso de los barcos secuestrados se ha pasado de 46 a ninguno en lo que va de 2013. Sólo 50 personas y un barco, el «Naham 3», permanecen en manos de los piratas.

Desde el comienzo de la operación han participado 25 buques españoles, que han realizado más de 2.270 días de mar, mientras que sus helicópteros embarcados han cumplido más de 4.200 horas de vuelo. Por su parte, las unidades navales han capturado a un total de 168 piratas, de los que 50 fueron puestos a disposición judicial.