Oriol Pujol, al juez: «Para mí las ITV eran un tema menor»

La cúpula de CDC casi al completo arropó a Oriol Pujol a su llegada al Palacio de la Justicia en abril. Ayer, Daniel Fernández estuvo acompañado por sus compañeros en su visita al TSJC
La cúpula de CDC casi al completo arropó a Oriol Pujol a su llegada al Palacio de la Justicia en abril. Ayer, Daniel Fernández estuvo acompañado por sus compañeros en su visita al TSJC

«Mi implicación en el tema de la ITV es la de comentarlo con los operadores. Para mí es un tema menor, mi interés es político con la finalidad de que el modelo se consolide». Así justificó Oriol Pujol en su declaración ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el pasado 16 de abril su presunta participación en una «trama» que pretendía obtener licencias de ITV en Cataluña desde 2010 y por la que está imputado por supuesto tráfico de influencias. En su declaración ante el juez, a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, el ex secretario general de CDC negó tener «proyecto conjunto» alguno con el resto de los imputados en la causa, e insistió en que no tuvo nunca «expectativa de negocio» con Sergi Alsina y Sergi Pastor.

¿Por qué entonces los principales imputados le consultaron e informaron detalladamente de sus planes? Pujol, que calificó como «normales» las relaciones con Alsina y les quitó importancia porque «las hace con mucha otra gente por motivo de sus funciones políticas», esgrimió que le informaron del caso «dentro de sus funciones como político» con experiencia en estos asuntos. No en vano, indicó, «sus conocimientos en estos temas se debían a su anterior experiencia en CiU y en el Parlamento de Cataluña». Y rechazó, a una pregunta del fiscal Fernando Maldonado, que Josep Tous le pidiese autorización en un correo electrónico. «No me pidió autorización, simplemente comentó el caso», afirmó. Como también negó haber hablado con algún funcionario público sobre el asunto. «No lo hice, fue Tous», aseveró.

El ex portavoz nacionalista en el Parlament, que no rechazó ni una sola de las preguntas a las que le sometieron los fiscales Fernando Maldonado y Teresa Duerto Argemí y el resto de letrados en más de doce horas de declaración, sí admitió conocer a los imputados en la causa. Aunque de diferente forma. De Ricard Puignou –empresario y ex director general de Applus– afirmó «que hace años que no lo ve» y que «sabía que tiene empresas en el sector ITV». A Sergi Pastor también dijo conocerle, aunque no dudó en señalarle. «Sí, miente», respondió a una pregunta de su abogado Xavier Melero, antes incluso de contestar que «todo el mundo intenta defender legítimamente sus intereses», al ser preguntado por el «doble juego» de los imputados.

«Relación de amistad»

Y especial hincapié hizo en su relación con Alsina. De él dijo que tienen una «relación de amistad por haber estudiado juntos». «Se podría clasificar de buen amigo con más grado que el resto, aunque con los demás», especialmente con los del partido, también mantenía buena relación. Incluso aseguró que «comparten vacaciones y ocio», pero «no tienen bienes en común», rechazando así la vinculación directa que le atribuía la UDEF, extendida a la compra de un inmueble en la localidad de Urus (Gerona). Por esa relación estrecha con Alsina tuvo que contestar Pujol durante gran parte del interrogatorio, puesto que tuvo que escuchar y responder de seis conversaciones telefónicas con el presidente de Alta Partners.

Sobre Josep Tous, al que presuntamente la trama colocó como director sectorial de Energía en la Generalitat, explicó «que no hay nombramiento», pero que en cualquier caso «la decisión es del Gobierno», en referencia a la Generalitat. Oriol rechazó su intervención en su nombramiento, aunque como cargo de libre designación «se podían hacer propuestas», dijo. No obstante, justificó su nombramiento porque «dentro de Convergència es uno de los conocedores más cualificados en el campo de las ITV». Y, en cualquier caso, no calificó como «extraña» la figura de Tous en el entramado.