Otegi quedará libre el 8 de abril y podrá ser candidato

Gritos a favor de los presos etarras en la manifestación para pedir su excarcelación.

El ex dirigente de Batasuna Arnaldo Otegi tendrá tiempo más que suficiente para participar activamente en la estrategia electoral de Bildu, o el nombre bajo el que finalmente se presenten las listas que aglutinan a los partidos abertzales del entorno de la formación ilegalizada por su vinculación al terrorismo etarra, de cara a los comicios vascos de otoño del próximo año. Y no sólo ello, sino, además, no existirá ningún inconveniente para que pueda presentarse como candidato a lendakari en las próximas elecciones autonómicas del País Vasco. La actual legislatura finaliza en octubre de 2016.

La sección cuarta de la Audiencia Nacional ha realizado ya la liquidación de condena de Otegi, quien fue condenado en un principio a diez años de cárcel, pero que el Supremo rebajó a seis años y medio al no considerarle dirigente de ETA, sino mero integrante de la banda por el conocido como «caso Bateragune». En concreto, la fecha para que abandone la prisión de Logroño, donde cumple condena, será el próximo 8 de abril, viernes, según confirmaron a LA RAZÓN fuentes de la Audiencia Nacional.

Sin embargo, podría incluso dejar atrás los barrotes del centro penitenciario si la Sala le computa los días en que tuvo que realizar unas comparecencias «apud acta», tal como ha solicitado Otegi. Pero, en ese caso, la excarcelación sólo se adelantaría unos pocos días. De momento, no se ha resuelto tal solicitud.

Una vez que recupere la libertad, Otegi disfrutará de todos los derechos civiles, incluido el de presentarse a las elecciones autonómicas vascas de 2016. Y ello por una interpretación que realizó la Secretaría General Técnica de la Fiscalía General del Estado en un caso similar, en la que establecía que un condenado por terrorismo podía seguir con su acta de diputado vasco tras cumplir la condena porque la Audiencia Nacional no especificó en su sentencia los cargos para los que estaba inhabilitado. Lo mismo sucedió con Otegi, por lo que no tiene ningún obstáculo para concurrir a las elecciones, lo que a buen seguro sucederá.

El ex portavoz y ex dirigente de Batasuna cumple condena en la prisión de Logroño. Durante todos estos años, no ha tenido ningún permiso ordinario; sólo abandonó el centro penitenciario para visitar a su madre cuando estaba gravemente enferma, días después, cuando falleció , y un tercer permiso extraordinario, para que pudiera visitar a su padre tras quedarse viudo.

Ni un reproche a ETA

Por otro lado, miles de personas se manifestaron ayer por las calles de San Sebastián para pedir la puesta en libertad de Otegi y del que fuera secretario general de LAB Rafa Díez Usabiaga, presos por el «caso Bateragune». La marcha estaba encabezada por Miren Zabaleta, Sonia Jacinto y Arkaitza Rodríguez, recientemente excarcelados tras cumplir condena por la misma causa. Junto a ellos desfilaron también los hijos de Otegi y Díez Usabiaga.

En el transcurso de la misma se corearon consignas a favor de los presos de ETA y de la independencia del País Vasco. Al finalizar, el dirigente de Sortu Pernando Barrena omitió en su intervención cualquier tipo de rechazo al terrorismo etarra: «Sortu no va a entran en valoraciones morales de tipo religioso que no le corresponden», «tenemos muy claro cuál es nuestro suelo ético. Nunca más de nuevo. El pasado no se construye, se narra, y todos tenemos una vivencia propia de ese pasado y, por lo tanto, el derecho a tener nuestro propio relato, un relato que no se puede imponer a nadie».

En esa línea, según Ep, insistió en que «el futuro hay que construirlo sobre un suelo ético, claro que sí», y que el suyo es «nunca más de nuevo, nunca más violaciones de derechos humanos y nunca más violencia del Estado para impedir que los vascos sean dueños de su futuro».