Iglesias dice «no» a Sánchez aunque el pacto «lo ratifique el Papa»

Advierte de que «si no se suma el PP, no es un acuerdo de investidura» y mantiene abiertas las negociaciones con el PSOE.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se diirige a la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en el Congreso.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se diirige a la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en el Congreso.

Advierte de que «si no se suma el PP, no es un acuerdo de investidura» y mantiene abiertas las negociaciones con el PSOE.

Pablo Iglesias describió el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos como «castillos en el aire y fuegos de artificio» y reiteró la tajante decisión de su partido de votar «no» en todas las votaciones de investidura de Sánchez si previamente no se ha llegado a un acuerdo con ellos para formar un gobierno en coalición. «Si no se suma al PP en ese pacto no es un acuerdo de investidura ni de gobierno y, además, se aleja de la realidad matemática», resumió.

El secretario general de Podemos volvió a exponer el relato con el que su formación pretende que se entienda el complejo momento político que vive España. Según Iglesias sólo existen dos opciones de gobierno: una gran coalición PP-PSOE y C’s y un «gobierno progresista» entre PSOE, Podemos, IU y Compromís. La primera de las opciones sería, en opición de Iglesias, «enormemente frustrante para las bases socialistas». En este sentido, el acuerdo que fue ayer la noticia del día fue descalificado por el líder de Podemos, que llegó a decir que «90 más 40 no suman, no son nada aunque lo ratifique el Papa».

Iglesias fue preguntado sobre si mantenía el «tajante no» de Podemos a un gobierno en el que también participara Ciudadanos. El líder de la formación de extrema izquierda afirmó que «la palabra tajante sobra» pero confirmó, no obstante, la negativa de fondo que mantendrá su partido si finalmente Pedro Sánchez llega al debate del día 1 de marzo sin los apoyos suficientes para formar gobierno, es decir, sin haber llegado a un acuerdo con Podemos, IU y Compromís para formar un ejecutivo de coalición. «Quiero pensar que Pedro Sánchez no irá a hacer teatro o un mitin de campaña», dijo Iglesias sobre la posibilidad de que el secretario general llegue al día de las votaciones sin pactos suficientes. En un momento de su intervención llegó a decir que Pedro Sánchez se autoexcluía de la presidencia del Gobierno por pactar con Ciudadanos.

Pero cuando el líder de Podemos mostró más contundencia fue en el momento en el que explicó que su partido no iba a acusar la presión en la que le ponía el acuerdo entre Sánchez y Rivera para al menos abstenerse y permitír que el PP deje de gobernar. «A nosotros no se nos presiona. Ni las empresas del IBEX 35 ni los editoriales de periódico que vengan de Cebrián», espetó. Está es la razón de que Podemos haya pasado de ser un partido desconocido a tener el 20% de los votos en las últimas elecciones generales, según el líder del partido morado.

En otro orden de cosas, Iglesias afirmó en su intervención inicial que había mantenido sendos encuentros con ERC y Democracia y Libertad, tras los cuales el líder de Podemos admitió vagamente que creía «que podrían facilitar el gobierno del cambio con su abstención», ya que «tienen un interés en que el PP no gobierne». Iglesias dijo que con ERC compartían cuestiones de politica social pero que las diferencias son claras: «Nosotros no queremos que Cataluña se vaya de España y ellos sí». El guión por el que luego, sin apenas sorpresas, discurrió el resto del día fue delineado por Íñigo Errejón en su rueda de prensa posterior a la Junta de portavoces. El número dos de Podemos describió como un «inmenso teatro de marketing» el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos porque de ese pacto no puede salir ni una investidura verosíil ni un gobierno estable. Haciendo gala de su peculiar vis cómica, Errejón afirmó que el PSOE podía pactar «con Ciudadanos o con el Capitán Trueno», que en ninguna de estas dos posibilidades suma suficientes votos. Por enésima vez, Podemos reiteró su voluntad de no hacer factible un gobierno monocolor de Pedro Sánchez porque Podemos no está dispuesto a sumar sus «cinco millones de votos del cambio». «No estamos negociando un cheque en blanco que le sirva a alguien para sacar adelante una investidura». Para Podemos es importante que Rajoy deje La Moncloa, pero es más importante aún «sacar sus políticas del centro de la vida política». Errejón echó en cara al PSOE sus «reuniones secretas» con C’s. «Estos gestos no auguran demasiada confianza en el gobierno del cambio pero este gobierno sigue a la orden del día. Nosotros vamos a trabajar hasta el último minuto para que ese gobierno se haga realidad».