PDeCAT: «Estamos en estado de shock»

El embargo de sus sedes supone un duro varapalo económico para los convergentes