Podemos quiere primera fila en el Senado junto al PSOE

Tras la polémica en el Congreso han pedido ocupar el lugar de CiU y estar sentados al lado de los senadores socialistas

Tras la polémica en el Congreso han pedido ocupar el lugar de CiU y estar sentados al lado de los senadores socialistas

La Mesa del Senado quiere evitar polémicas en cuanto a la composición del reparto de las bancadas donde se sentarán los nuevos miembros de la Cámara Alta. El propio presidente del Senado, Pío García Escudero, expresó que ese reparto quiere que se haga con cierta cordura y «cierta participación». Es por ello que han pedido a los diferentes grupos que presenten su propuesta y así la Mesa tratará de hacer el reparto con la mayor equidad posible. No quieren imponer, y tomarán una decisión después de escuchar primero a los grupos.

Con ello tratan de evitar la polémica suscitada esta semana en el Congreso de los Diputados cuando la formación morada recibió el plano donde debían sentarse los grupos y en el que no tenían la primera fila del centro sino que debían sentarse a partir de la tercera fila hacia atrás, algo que hizo enfadar a Podemos, que presentó a la Mesa una propuesta con un nuevo reparto del hemiciclo para que Pablo Iglesias se siente en primera fila.

En el Senado no será hasta el próximo martes cuando la Mesa se reúna y decida finalmente la distribución de los grupos en el hemiciclo. La intención de los populares, como ya adelantó su portavoz del grupo, José Manuel Barreiro, es que los 142 senadores (queda uno más por designación autonómica, en concreto de Castilla y León, por tomar posesión) que tiene el PP ocupen el ala de la derecha del salón del plano de la Cámara Alta así como una parte significativa del central, como en la anterior legislatura, algo que indican les corresponde al ser la fuerza más votada de esta Cámara y quieren que quede reflejado en las bancadas.

Por su parte, el Grupo Socialista, como es tradición, apuesta por sentar a sus senadores en el lado izquierdo del hemiciclo. De manera que sus 63 senadores volverían a congregarse en el lado más a la izquierda del hemiciclo.

Podemos, que ahora forma grupo con En Marea, Compromís y En Comú Podém, suma en total 23 senadores, y como propuesta a la Mesa ha solicitado ocupar la zona central izquierda, al lado del PSOE y justo en las bancadas que en la pasada legislatura ocupaba CiU, algo que esta vez esperan que se les conceda porque, reivindican, son la tercera fuerza de la Cámara y por ello quieren la primera fila, justo por encima de donde se sientan los miembros del Gobierno.

Después de la polémica en la que el PSOE decidió ceder dos de sus senadores a Esquerra Republicana y otros tantos a Democràcia i Llibertat (DiL) – siglas con las que se presentó Convergència–, para que cada formación tenga su grupo propio en el Senado, un gesto de complicidad con los independentistas a cambio de una posible abstención para permitir la investidura de Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, la Mesa tendrá que reubicar los puestos si finalmente acepta la propuesta de Podemos. Lo mismo ocurre con el PNV, que cuenta con una silla en la Mesa por cesión del PSOE y hará valer que no quiere sentarse en el llamado «gallinero» del hemiciclo. Lo más probable es que sea el Grupo Mixto quien ocupe esas bancadas detrás de la zona central izquierda.