PPC y C's dejan el Pleno tras discutir con la presidenta del Parlamento catal'an

El Parlament ha aprobado hoy una moción que condena el enaltecimiento de regímenes totalitarios y pide la destitución de la delegada del Gobierno, Llanos de Luna, en una votación sin diputados del PPC y de C's, que han dejado el hemiciclo tras discutir con la presidenta de la cámara, Núria de Gispert.

Dos días antes del 12 de octubre, Día de la Hispanidad, en el que se han convocado concentraciones en Barcelona apoyadas, algunas de ellas, por formaciones ultraderechistas, el Parlament ha aprobado esta moción impulsada por ICV-EUiA, con los votos favorables de este grupo, de CiU, ERC, PSC y CUP (105), y uno en contra del secretario de la mesa perteneciente al PPC, Pere Calbó, mientras que el resto de diputados de PPC y C's no han participado en la votación.

Los primeros momentos de tensión se han vivido cuando el diputado del PPC Santi Rodríguez ha denunciado la forma, a su juicio, poco equitativa de moderar de la presidenta, Núria de Gispert.

Al término del debate, el portavoz de C's, Jordi Cañas, ha pedido la palabra por alusiones y De Gispert se la ha dado, pero en vez de referirse a la moción, ha hablado de la concentración del 12 de octubre en la plaza Catalunya de Barcelona, por lo que la presidenta de la cámara le ha retirado la palabra.

Esto ha enervado al diputado de C's, que ha seguido hablando al grito de "intoxicación", mientras era aplaudido por sus diputados y los del PPC, lo que ha dado a pie a que De Gispert les haya reprochado su actitud con la frase de "no tienen vergüenza".

En el debate de la moción, PPC y C's han discrepado del texto, si bien sus portavoces han puntualizado que condenan los regímenes totalitarios y el franquismo.

Sin que se haya podido visualizar el sentido del voto de estos grupos, por haber abandonado la sala, el PPC había anunciado que votaría en contra de toda la moción, mientras que C's pedía votar por separado los puntos a fin de apoyar algunos de ellos.

En el texto aprobado, se condena "toda declaración o actividad que comporte cualquier tipo de enaltecimiento, trivialización, exculpación o negación del nazismo, el franquismo y el resto de regímenes fascistas, totalitarios y dictatoriales".

La moción pide la "sustitución"de la delegada del Gobierno, Llanos de Luna, por "haber participado en un acto de homenaje a la Hermandad Nacional de Veteranos de la División Azul", al tiempo que critica que se equiparara esta agrupación con la Asociación de Aviadores de la República, también galardonada en el mismo acto celebrado el pasado mes de mayo.

El Parlament insta al Govern a cooperar con todos los organismos judiciales internacionales que investigan crímenes contra la humanidad cometidos durante la dictadura franquista y, especialmente, en la querella que se tramita en Argentina interpuesta por víctimas del franquismo.

Manifiesta, asimismo, el apoyo a la acción jurídica emprendida en este mismo país "por el asesinato y magnicidio del presidente de la Generalitat Lluís Companys"el año 1940.

El Parlament también reclama al Gobierno central la "inmediata"devolución de los papeles de Salamanca que quedan pendientes"e insta a reclamar la cesión del edificio de la Policía Nacional en la Vía Laietana de Barcelona, para destinarlo a equipamientos.

En declaraciones realizadas después del debate de la moción, el líder de C's, Albert Rivera, ha considerado "inexplicable"lo ocurrido en el hemiciclo, y ha aclarado que, al abandonarlo, su grupo expresaba su indignación por la "criminalización que se hace de la gente que quiere manifestarse el día 12".

En cambio, el portavoz de CiU, Jordi Turull, ha pedido respeto a la presidenta y ha denunciado una "estrategia de tensar el ambiente"de aquellos que "no saben perder", con el objetivo de convertir la cámara en un "plató para un anuncio publicitario de cara al día 12".

El socialista Maurici Lucena ha considerado que la tensión vivida podría ser un reflejo de lo que sucede en el país, mientras que el PPC ha anunciado un escrito de protesta y una petición de reunión extraordinaria de la Junta de Portavoces, y su portavoz, Enric Millo, ha calificado de "impropia"y "sectaria"la forma de actuar de la presidenta.

El conseller de la Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, ha negado que lo que ha sucedido en la cámara pueda ser reflejo de "fractura"en la sociedad catalana y ha acusado al PSC de "exagerar y buscar la discordia": "Ellos -los socialistas- están preocupados por su situación como partido político, lo entiendo, pero no busquemos confrontaciones ni confusiones", ha agregado.