Primera acción de combate de las tropas españolas en República Centroafricana

Los efectivos del Mando de Operaciones Especiales abrieron fuego para auxiliar a tropas francesas y ruandesas

Un soldado español hace guardia en Bangui, en una imagen de archivo
Un soldado español hace guardia en Bangui, en una imagen de archivo

No llevan ni un mes desplegados en Bangui (República Centroafricana) y el contingente español (formado por militares y guardias civiles) ya ha vivido su primera acción de combate. No ha habido heridos, pero han tenido que abrir fuego para auxiliar a tropas francesas y ruandesas. Un suceso que ocurre cuatro días después de que el ministro de Defensa, Pedro Morenés, les visitara en el aeropuerto M'Poko de la capital. Allí charló con los 88 efectivos que hay sobre el terreno, entre ellos 58 militares del Mando de Operaciones Especiales (MOE) y 25 agentes del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil.

Los hechos se produjeron en la tarde del jueves, cuando una patrulla de militares españoles, pertenecientes al Grupo de Operaciones Especiales Legionario Maderal Oleaga XIX (GOE XIX), acudió en auxilio de un convoy conjunto de tropas francesas y ruandesas que estaba siendo atacado por un grupo de milicianos, según informa el Ministerio de Defensa en un comunicado. En concreto, se trataba de una columna de varios camiones de efectivos de Ruanda de la Misión de Paz de la Unión Africana en República Centroafricana (MISCA) y dos vehículos franceses de la operación Sangaris, todos bloqueados en una carretera del distrito 3 (Usé) bajo fuego de armas ligeras.

Fue la imagen que se encontró la patrulla española cuando llegó al lugar a bordo de sus cuatro vehículos "Lince"y, tras recibir autorización del Cuartel General, se desplegaron y tomaron posiciones para proteger al convoy. Justo cuando los blindados españoles se disponían a cruzar un puente recibieron fuego de fusilería, por lo que desde uno de ellos comenzaron a realizar disparos de advertencia con la ametralladora de 12,7 mm, lo que sirvió para que los milicianos desistiesen de sus intenciones y huyeran del lugar.

Tras esto, los militares del GOE XIX aseguraron la zona, comprobaron que no se habían producido heridos y aguardaron hasta que llegó una unidad ruandesa de MISCA para escoltarlos.

Los efectivos españoles, que regresaron a la base sin novedad, llegaron a Bangui el pasado 29 de mayo, enmarcados en la misión EUFOR RCA, y su principal misión es la de dar seguridad a los distritos 3 (Usé) y 5 (Oku), con más de 230.000 habitantes. En este tiempo se han instalado en su acuartelamiento temporal, la Academia de Policía de Bangui, y han comenzado a aclimatarse no sólo al terreno, sino también a su misión.

Al mando de la fuerza de Operaciones Especiales está el teniente coronel J. L.S., mientras que al frente de la unidad de patrullaje de la Guardia Civil se encuentra el teniente Alfonso Mora. Ellos, y varios de los efectivos desplegados, reconocían a este periódico antes de desplegarse "el caos y la anarquía"que esperaban encontrarse. Hablaban de "barra libre de violencia", de "escenario delicado y voluble"o de ir "preparados para lo peor". Eso sí, en un primer momento aseguraban que "nosotros no somos el objetivo".