Puigdemont amenaza al Rey: "El camino es la soberanía"

El fugado activa desde Bélgica el Parlamento «paralelo» para burlar la legalidad española y consumar la ruptura con el Estado.

El fugado activa desde Bélgica el Parlamento «paralelo» para burlar la legalidad española y consumar la ruptura con el Estado.

Los partidos políticos separatistas, desbordados por la calle en la respuesta a la sentencia y desgastados por la división y falta de horizontes que vienen mostrando, se unieron ayer para impulsar una nueva ofensiva rupturista y proyectar una imagen de unidad en la antesala de las elecciones generales del 10 de noviembre. Capitaneado por Carles Puigdemont, el independentismo activó ayer la Asamblea de Cargos Electos, un parlamento paralelo, que se erige en un nuevo espacio, compuesto por 2.000 cargos electos –mayoritariamente concejales de ERC, JxCat o la CUP–, para canalizar iniciativas y culminar la ruptura con el Estado.

No solo la división del independentismo ha lastrado a los partidos políticos, también la amenaza de una nueva intervención autonómica ha frenado mucho la iniciativa desde las instituciones. En este sentido, este nuevo instrumento, que nace un año después de que se creara el Consell per la República –que se ha erigido en el Govern paralelo–, presidido por Puigdemont aunque ha quedado diluido con el tiempo, se convierte en un espacio para sortear la legalidad española. Puigdemont, el primero en intervenir en el acto, lo definió como «una institucionalidad liberada de la censura que quiere imponer el Estado».

«No dejaremos de caminar a pesar de las condenas o las amenazas», advirtió Puigdemont, en un discurso por videoconferencia desde Bélgica, dirigiéndose a Pedro Sánchez y el Rey Felipe VI. «Hemos escuchado el clamor de todos los ciudadanos que se han manifestado. Nos ponemos a caminar con agenda propia», aseguró y añadió: «Retomamos la iniciativa para avanzar en el reconocimiento definitivo de la República».

La Asamblea se celebró en el Palau de Congressos de Catalunya en Barcelona, bajo la presencia de Quim Torra, Roger Torrent o Pere Aragonès.