Puigdemont carga contra España, un país «sin rumbo ni proyecto»

Asegura que el Estado, con cada gesto, quiere trasladar a Cataluña el mensaje de que no cuente con ella y que no la espere

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont (i); el expresidente catalán Artur Mas (c), y el candidato al Congreso por CDC, Francesc Homs
El presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont (i); el expresidente catalán Artur Mas (c), y el candidato al Congreso por CDC, Francesc Homs

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado que España es un país «que no sabe adónde va, que no tiene proyecto y que no sabe dar respuesta a los desafíos que tiene sobre la mesa»

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado hoy, ante la asamblea general de Foment del Treball, la principal patronal catalana, que España es un país "que no sabe adónde va, que no tiene proyecto y que no sabe dar respuesta a los desafíos que tiene sobre la mesa".

Puigdemont, que ha intervenido por primera vez como president ante la asamblea de Foment, patronal integrada en la CEOE, ha contrapuesto la situación de España con la de Cataluña, "que tiene un proyecto de país, una narrativa compartida y una amplia base democrática que sustenta al Govern"que él preside, ha dicho.

Por el contrario, Puigdemont ha asegurado que la política española "se ha convertido en un problema"y ha subrayado que los analistas internacionales ven con "desconcierto"la situación en España, porque "no hay, es una evidencia, un Gobierno que tenga una amplia base de elección democrática, porque llevamos con el Gobierno en funciones desde hace muchos meses".

El presidente catalán, que no ha logrado aprobar los presupuestos de la Generalitat por la falta de apoyo de su socio parlamentario, la CUP y que por ello se someterá a una cuestión de confianza en septiembre, ha comentado que las economías maduras y avanzadas suelen fijarse "en países y sociedades que son dinámicas, que están movilizadas, que expresan un alto respeto por sí mismas y que no se dejan pisar", ha asegurado en alusión a Cataluña.

En cambio, ha alertado a los empresarios presentes en la asamblea, un centenar, aproximadamente, de que el Estado, con cada gesto, quiere trasladar a Cataluña el mensaje de que no cuente con ella y que no la espere.

Por ello, ha comentado que hay gente que puede reaccionar "con cierta indulgencia o con complicidad"al "abandono"del Estado respecto a Cataluña en cuestiones como la falta de inversiones públicas, pero ha alertado de que ello supone una "amenaza"para la economía catalana.