El letrado defensor de etarras de Puigdemont: «No ha huido»

«Tengo más de 30 años de experiencia en extradición y asilo político de vascos españoles, y probablemente por ello me haya llamado Puigdemont. Estoy familiarizado con la extradición y la orden de arresto europea», ha señalado el letrado

Paul Bekaer hoy en su despacho en Tielt, Bélgica
Paul Bekaer hoy en su despacho en Tielt, Bélgica

«Carles Puigdemont no ha huido de España y no tiene intención de esconderse en Bélgica», según ha asegurado su abogado.

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha contratado en Bélgica a un abogado especializado en defender a miembros de ETA, aunque no se ha tomado aún una decisión sobre la posibilidad de solicitar asilo en ese país tras las querellas presentadas ayer contra él por la Fiscalía española. El abogado belga Paul Beckaert confirmó que ha sido nombrado «consejero» por Puigdemont, según el diario «L’Echo» y la cadena pública flamenca VRT. En declaraciones a Radio 1 y recogidas por el diario «Le Soir», ha asegurado que Carles Puigdemont no ha huido de España y que no tiene intención de esconderse en Bélgica». También ha explicado que el ex president hablará a lo largo de hoy, sin querer dar más detalles. Puigdemont no ha decidido si pedirá asilo, dijo hoy el abogado belga. «No ha huido de Barcelona», aseguró Bekaert, quien incidió en que Puigdemont «tiene el derecho» de estar en Bélgica puesto que «no hay nada contra él».

Sobre si Puigdemont pedirá asilo, el abogado afirmó que mantienen «todas las puertas abiertas» pero «nada está decidido todavía», si bien concedió que no está claro que la demanda en caso de presentarse tuviera éxito. «Uno puede pedirlo, pero obtenerlo es otra cosa», dijo.

Familiarizado con la extradición

«Tengo más de 30 años de experiencia en extradición y asilo político de vascos españoles, y probablemente por ello me haya llamado Puigdemont. Estoy familiarizado con la extradición y la orden de arresto europea», dijo ayer.

Beckaert, sin embargo, afirmó que «Puigdemont no está en Bélgica para pedir asilo político. Todavía no hay nada decidido en esta área».

El abogado belga, cuyo despacho está ubicado en la localidad flamenca de Tielt (oeste), fue también defensor de la presunta etarra residente en Gante Natividad Jáuregui, que Bélgica rechazó entregar a España después de tres órdenes de arresto dictadas por la Audiencia Nacional en 2004, 2005 y 2015.

El letrado aseguró que el expresidente catalán le ha pedido que «defienda sus intereses en el futuro» y que el encuentro de ayer fue «un primer contacto».

El gabinete del primer ministro belga, el liberal Charles Michel, rechazó hacer ningún comentario sobre la visita a Bruselas de Puigdemont y cinco miembros del ya cesado Gobierno catalán.

En cambio, otras fuentes belgas afirmaron que, por el momento, no se ha producido ninguna demanda de asilo por parte de Puigdemont ni de sus consejeros, aunque en España el ya exdiputado Lluis Llach ha dado por hecho que se presentará esa solicitud de asilo.

Afirmaron, además, que Bélgica es un Estado de Derecho en el que las peticiones de asilo son tramitadas por instancias neutras.

Según L’Echo, la visita de Puigdemont estuvo organizada por el exjefe de la oficina de la Generalitat en Bruselas, Amadeu Altafaj, también destituido por el Ejecutivo central español.

El rotativo apunta a que durante su estancia en la capital comunitaria mantendrá contactos con las autoridades flamencas.

En cambio, el ministro belga del Interior, Jan Jambon, del partido nacionalista flamenco N-VA, y esa formación política en su conjunto, se desmarcaron de la visita.

Un portavoz de Jambon dijo que el ministro «no está al corriente» de la visita y que «no ha mantenido ningún contacto en los últimos días» con el antiguo presidente del Gobierno regional catalán.

En la misma línea, el portavoz de la N-VA Joachim Pohlmann confirmó que si Puigdemont se encuentra hoy en la capital belga «ciertamente no es por la invitación» de ese partido.

Otras autoridades flamencas rechazaron igualmente que tengan planificado un encuentro con el destituido presidente catalán.

«En mi agenda no hay ninguna reunión con Puigdemont planificada», dijo a Efe el presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans.

Por su parte, el eurodiputado de la N-VA Mark Demesmaeker se pronunció en los mismos términos: «No tengo ninguna reunión programada», precisó a Efe.

Puigdemont llegó hoy a Bruselas, según confirmó el Gobierno español, después de que el fiscal general del Estado de España, José Manuel Maza, anunciara una querella por rebelión, sedición y malversación contra él y el resto del gobierno regional, así como otra querella contra la mesa del Parlamento autónomo.

Diversas fuentes apuntaron que Puigdemont podría estar preparando una estrategia legal en compañía de abogados y asesores, con vistas a una eventual solicitud de asilo político en Bélgica.

Una treintena de periodistas, según constató Efe, se mantuvo a la espera de obtener información frente a la oficina de la Generalitat en Bruselas, en la sede de la N-VA y en las dependencias del Centro Maurits Coppieters, favorable a la autodeterminación y secesión de los Estados, aunque Puigdemont no se dejó ver por allí.

Este centro, de nuevo cuño y que preside Xabier Macias, premia a personas y organizaciones que defiendan la secesión de Estados y la autodeterminación, la diversidad cultural y lingüística, el diálogo intercultural, las minorías, la paz, la democracia y la unidad de Europa.

Puigdemont viajó a Bruselas con cinco de sus antiguos consejeros que ocupaban las carteras de Gobernación, Meritxell Borràs; Salud, Antoni Comín; Interior, Joaquim Forn; Trabajo y Asuntos Sociales, Dolors Bassa, y Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Meritxell Serret. EFE