Rafael Caride, autor del atentado de Hipercor, saldrá de prisión el domingo

La noticia ha sido recibida con “resignación” por parte del colectivo de víctimas del terrorismo

Atentado en el Hipercor de Barcelona en 1987/EFE
Atentado en el Hipercor de Barcelona en 1987/EFE

La noticia ha sido recibida con “resignación” por parte del colectivo de víctimas del terrorismo

El etarra Rafael Caride Simón, uno de los etarras arrepentidos acogidos a la llamada "vía Nanclares", saldrá de prisión este domingo tras cumplir su condena, como uno de los autores materiales del atentado de Hipercor en Barcelona en 1987

Fuentes jurídicas han informado de que el histórico etarra liquida condena este domingo 18 de agosto tras haber pasado 26 años en prisión, 19 en España y otros 7 en Francia. Desde finales de 2017 está en libertad condicional por orden de la Audiencia Nacional.

Condenado a 790 años de cárcel por el atentado de Hipercor de 1987, perpetrado por el "comando Barcelona", mantuvo en los últimos años encuentros con las víctimas de ese atentado, a los que expresó su sentimiento de culpa por el daño causado.

En noviembre de 2017, la Audiencia Nacional aceptó flexibilizar las condiciones de las condenas de cuatro etarras arrepentidos acogidos a la vía Nanclares que se encontraban en la fase final de sus condenas. De hecho, Caride Simón es uno de los últimos etarras arrepentidos que quedaban por salir.

El juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, recordó entonces que el etarra manifestó por escrito su renuncia, rechazo y arrepentimiento por los hechos por los que fue condenado y evidenció su desvinculación con ETA.

Para tomar esta decisión, tuvo en cuenta el avanzado grado de cumplimiento de su condena, su buena conducta penitenciaria y que cuenta con apoyo familiar y con hábitos laborables consolidados.

Caride Simón, de 73 años, aceptó ser voluntario en un proyecto de integración para personas en situación de riesgo, principalmente población penitenciaria en el régimen de Guipúzcoa.

La noticia ha sido recibida con “resignación” entre el colectivo de víctimas del terrorismo, que confía al menos en que no se le hagan homenajes dada su condición de 'arrepentido' por la vía Nanclares y espera que él, personalmente, no salga del centro penitenciario orgulloso de la matanza.

"Hay resignación entre las víctimas, porque cuando les explicas que es una cuestión de legalidad y no hay nada raro, resignadas lo aceptan, pero les cuesta comprender y hacen números. Al final, ha estado en la cárcel en España 19 años y en Francia, siete; un total de 26 años. Y les cuesta entenderlo. La preocupación es que sean recibidos con homenajes, aunque les hemos explicado que está en teoría expulsado del colectivo de presos porque es de la vía Nanclares, y no contamos con ello", explica la abogada de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Carmen Ladrón de Guevara.

Esta es una de las principales preocupaciones de la asociación, ante el hecho de que en los próximos cinco años serán excarcelados en torno a 80 terroristas, "algunos de los históricos"por el vencimiento de sus condenas, por lo que el objetivo es que no salgan como héroes causando aún más dolor en sus supervivientes.

"Nos cuesta aceptarlo, pero no nos queda más remedio, que ya van a empezar a cumplir muchos de los sanguinarios sus condenas y van a salir. Queremos poner el foco en que arrepentidos o no, que por lo menos no salgan orgullosos", señala Ladrón De Guevara citando las palabras que la presidenta de la AVT, Mayte Araluce, trasladó al secretario General de Instituciones Penitenciarias para pedirle un mayor esfuerzo en este aspecto a la hora de trabajar la excarcelación de un preso de ETA.

La AVT ha solicitado que los equipos terapéuticos de las cárceles que trabajan en la preparación de la vida en libertad de los etarras les hagan "ver el dolor añadido que sufren las víctimas". "Somos conscientes de que esto es muy difícil, pero pedimos que se les recuerde que salgan de manera discreta, por las víctimas", añade.

Además, Ladrón De Guevara hace hincapié en la colaboración con la Justicia pues entiende que es "la verdadera reinserción"y "la manera real de palpar el arrepentimiento". "De nada me sirve incitar a que la gente se reinserte a cambio de beneficios si luego no dan nada. Tiene que ser sincero, no de formulario. Porque luego salen y les hacen homenajes y te dicen que están orgullosos de lo que han hecho", comenta.

EP