Rajoy mantendrá los 400 euros para los parados

El Gobierno prorrogará la ayuda prácticamente con las mismas condiciones. Empleo evalúa las personas que han quedado excluidas por la normativa vigente

La Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2012, que se publicará mañana, confirmará que el desempleo en España se mueve alrededor de los 6 millones de personas. La EPA del tercer trimestre ya situó el número de parados en 5.778.100 y según los últimos datos publicados por Eurostat –de noviembre– nuestra tasa de paro era entonces del 26,6 por ciento, es decir, 6.150.000 parados.

Ante esta desoladora realidad, y las incertidumbres sobre la evolución del mercado laboral en este ejercicio, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha tomado ya la decisión de mantener la ayuda de 400 euros para los desempleados de larga duración, según confirmaron fuentes solventes a LA RAZÓN. También está decidido que las condiciones se mantengan prácticamente iguales a las ahora vigentes. La actual ayuda se extingue a mediados de febrero.

Será la tercera prórroga de esta medida asistencial dirigida a paliar las dramáticas consecuencias sociales de la descapitalización del mercado laboral que está sufriendo España por la crisis. A finales de agosto del pasado año, el Consejo de Ministros aprobó la prórroga del llamado Plan Prepara, que regula la ayuda de 400 euros para los parados que han agotado sus prestaciones. Lo hizo in extremis, apurando los plazos, de tal modo que la decisión se hizo oficial el 24 de agosto con efecto retroactivo al día 16, ya que la subvención terminó el miércoles 15 de agosto. El nuevo plan estableció condiciones más duras para acceder a la aportación, pero también la elevó a 450 euros para personas con dos hijos a su cargo y sin que el cónyuge tenga ingresos. Para poder cobrarla, los parados tienen que demostrar que han buscado trabajo durante un mínimo de 30 días después de dejar de percibir el subsidio por desempleo. Y presentar, asimismo, un certificado de su comunidad o ayuntamiento que confirme que no tienen concedido otro tipo de prestación.

El Ministerio de Empleo ha evaluado la aplicación de estas condiciones, las personas que han quedado excluidas de la ayuda y cómo han funcionado las medidas incluidas en el decreto de verano para incentivar la búsqueda de empleo y participar en cursos para desempleados. Al margen de esta obligada revisión de los efectos de la prestación, en el entorno del presidente del Gobierno sostienen que son conscientes de que la realidad no deja margen de maniobra a la hora de seguir ofreciendo asistencia a quien se ha quedado sin subsidio «en un contexto social en el que el colchón familiar también se está agotando». Desde Moncloa apuntan también hacia el PSOE para reprocharle la «contradicción» de que pidan ahora que se vuelva a prorrogar el Plan en vigor, que fue renovado en agosto para otros seis meses, después de que en septiembre votaran en contra de su reformulación en el Congreso de los Diputados.

Apoyo a las pymes

Además del esfuerzo presupuestario asistencial, el Gobierno ultima un paquete de medidas en apoyo de la liquidez de pequeñas y medianas empresas y de emprendedores. Para ello utilizará el refuerzo de instrumentos ya en vigor, por ejemplo de las líneas ICO, y también articulará otras posibilidades de crédito. La Ley de Emprendedores que recogía el programa electoral del PP se irá aprobando por partes en la medida en que lo permita la situación económica del país.