Política

Rajoy garantiza que el Estado evitará la independencia de Cataluña

Compara la actuación «irresponsable» del presidente catalán con la de Tsipras en Grecia, obligado después a dar «marcha atrás en todo»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa que ofreció junto a la primera ministra de la República de Polonia, Ewa Kopacz, tras la XI cumbre entre ambos países
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa que ofreció junto a la primera ministra de la República de Polonia, Ewa Kopacz, tras la XI cumbre entre ambos países

Compara la actuación «irresponsable» del presidente catalán con la de Tsipras en Grecia, obligado después a dar «marcha atrás en todo» .

«No va a haber independencia de Cataluña. Y tampoco Cataluña se va a ir de Europa, que es lo que se está proponiendo a los ciudadanos de Cataluña». El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó ayer que el Estado está «absolutamente preparado» para asegurar que la ley se cumple cuando alguien la viola, sea en Cataluña o en cualquier otra parte del territorio nacional. Recordó también que en Cataluña si se celebran elecciones en septiembre, que aún no se han convocado, se elegirán tan sólo diputados y a un nuevo Parlamento autonómico, y defendió que el Gobierno está en condiciones de garantizar al conjunto de los españoles que velará por el cumplimiento de la ley.

Rajoy compareció en una rueda de prensa conjunta con la primera ministra polaca, Ewa Kopacz, en el Palacio de la Moncloa, y allí valoró en estos términos el pacto entre CDC y ERC que establece que si la lista unitaria independentista gana las elecciones del 27 de septiembre, promoverán la declararación de la independencia en el transcurso de un año. El presidente del Gobierno incidió en que los gobernantes tienen la obligación de actuar con responsabilidad y sensatez, y no prometiendo a sus ciudadanos lo que no pueden hacer, sino sabiendo «qué pueden hacer y qué no pueden hacer». A partir de este argumento, directamente estableció un paralelismo entre Artur Mas y su hoja de ruta independentista y las promesas fallidas con las que Alexis Tsipras se ganó el favor de los griegos en las últimas elecciones, y que han llevado a Grecia al «corralito», a estar en la puerta de salida de Europa y a empeorar su situación económica.

Moncloa responde a la nueva vuelta de tuerca al desafío soberanista con los mismos argumentos que ha utilizado hasta ahora para hacer frente a todos los pasos que ha ido dando Mas en la misma dirección, reinventándose y hasta inventándose conceptos políticos que no existen para seguir sosteniendo su huida hacia adelante.

En ese sentido, Rajoy reivindicó con contundencia la ley y el Estado de Derecho y advirtió de que la irresponsabilidad con la que está actuando el presidente de la Generalitat siempre acaba provocando «problemas y dificultades». También volvió a comparar de nuevo el proyecto catalán en el que trabaja Artur Mas con lo ocurrido en Grecia. Allí el Gobierno de Alexis Tsipras convocó un referéndum y luego tuvo que «dar marcha atrás en todo generando una enorme frustración», recordó. «Mas debería aprender algunas lecciones de la crisis griega» porque los gobernantes no deben prometer y ofrecer cosas que luego, «en la práctica, se van a quedar en nada», siguió el presidente. Y añadió: «Aquí se va a cumplir la ley y nadie va a obligar a ningún ciudadano a elegir entre su condición de catalán, español o europeo porque las tres son las que le enriquecen». Rajoy ya maneja informes jurídicos con las posibles respuestas a los pasos que den Mas y ERC para materializar eso que han acuñado como elecciones plebiscitarias, que no existen dentro de nuestro ordenamiento ya que ni las recoge la Constitución ni tampoco la Ley Orgánica del Régimen Electoral (LOREG), que obliga a Cataluña en ausencia de una normativa propia. Como ya adelantó este periódico, el primer paso será vigilar el decreto de convocatoria y la campaña institucional por si se vulnera la ley. Y ante cualquier indicio de ilegalidad el Ejecutivo la recurrirá ante los tribunales o ante la máxima autoridad electoral con el objetivo de provocar su suspensión. «El Gobierno, el PP y la gran mayoría de los españoles garantizarán que en Cataluña se va a cumplir la ley», concluyó el presidente del Gobierno.

Rajoy hace un seguimiento permanente de los movimientos de Artur Mas, y en su equipo hay una especie de comisión encargada de estar más encima de la estrategia y de la evolución de los acontecimientos políticos. Ahí están, entre otros, el ministro Jorge Fernández y también Jorge Moragas, director del Gabinete de Rajoy y responsable de la campaña.