Obama apela a una España «fuerte y unida» como «un estrecho aliado»

El presidente de Estados Unidos ha felicitado a Mariano Rajoy por una gestión económica que ya «da frutos»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le ha asegurado al presidente de EE UU, Barack Obama, que hará «todos los esfuerzos que sean necesarios para formar gobierno a la mayor celeridad posible».

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha destacado hoy la trascendencia de que España cuente con un gobierno "estable y que funcione bien", un deseo ante el que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, le ha trasladado su confianza en que pronto consiga un acuerdo que lo haga realidad.

Obama y Rajoy han comentado la situación política tras las elecciones del 26J en la reunión que ambos han mantenido en el Palacio de la Moncloa en el marco de la visita oficial del presidente norteamericano, quien ha elogiado la recuperación económica de España.

Pero pese al deseo de Obama de que haya un gobierno estable en España, ha querido dejar claro que se trata de una cuestión interna y de que los nexos con Estados Unidos no dependen del partido que ocupe el poder.

"Tengo mucha confianza en que fuere cual fuere el gobierno, vamos a poder trabajar de manera eficiente en una serie de asuntos", ha señalado.

Se trata de una apreciación a la que ha recurrido también Rajoy al plantearle si un triunfo de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos podría repercutir en las relaciones de ese país con la Unión Europea y con España.

"Las personas influyen, pero influye sobre todo esa historia compartida y esa voluntad de trabajar juntos por el futuro en los dos países", ha precisado.

Obama sí ha deseado suerte al presidente en funciones en las negociaciones que tiene por delante y sobre las que Rajoy no ha entrado en detalles.

Se ha limitado a garantizarle que hará "todos los esfuerzos"para lograr un acuerdo de gobierno porque repetir las elecciones sería "una broma de mal gusto"que afectaría a la economía española y al "crédito"de España "dentro y fuera".

"Ya llevamos mucho tiempo con el Gobierno en funciones, lo que no ha afectado a nuestra economía, pero no debemos jugar con fuego", ha alertado tras recalcar que espera que en el proceso de formar gobierno "todo el mundo"actúe con "responsabilidad"y, por eso, "España pronto tendrá un gobierno".

Se trata, según ha explicado, de abordar retos urgentes como aprobar los presupuestos para el próximo año.

Apartado especial de la reunión ha sido el análisis de la situación económica general y la de España, asunto ante el que han constatado que la crisis se ha superado y ante el que Rajoy ha dicho que España ya no está en recesión, es la economía de la zona euro con más crecimiento, no destruye, sino que crea empleo, y ha ganado competitividad.

"La economía española puede mirar el futuro con optimismo siempre y cuando mantengamos una política económica de control de las cuentas públicas", ha añadido.

Obama ha dedicado un reconocimiento especial a esa recuperación económica de España al felicitar a Rajoy y al pueblo español por sus progresos en ese ámbito en un "camino difícil de recorrer"con medidas que "están empezando a dar resultados".

Si Rajoy ha evitado hacer comentarios sobre las elecciones en Estados Unidos, Obama tampoco ha querido hacerlos al plantearle si le preocupa una victoria de Trump y que otros partidos populistas vayan ganando terreno en Europa.

Sólo ha asumido que hay "conexiones entre impulsos y voces populistas en Estados Unidos y lo que está pasando en Europa", momento en el que ha recordado el "brexit"y en el que ha alertado de que en el crecimiento con desigualdad hay gente que se puede quedar rezagada y alimentar de esta forma "un populismo bruto, crudo, que va a dividir y que no favorece a nadie".

Además del "brexit", en la reunión se ha analizado también la situación en Cuba, Colombia o Venezuela, y ambos han mostrado su esperanza por la situación en los dos primeros países y su deseo de estabilidad en el tercero.

El presidente del Gobierno ha asegurado que Obama es un buen amigo de España y de los españoles, una persona comprometida con la que el Gobierno español ha colaborado muy a gusto y a la que ha invitado a volver de visita cuando deje la presidencia de Estados Unidos porque será "muy bien recordado y recibido".

Obama no ha dudado en asegurar que volverá a España, que ha dicho que es un país hermoso por su comida, su cultura y su hospitalidad.

Visita a Rota

Una vez terminadas sus reuniones con el rey Felipe VI, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y, siquiera brevemente, con los dirigentes de los tres principales partidos de la oposición, Obama se detuvo en la base naval hispano-estadounidense de Rota para dirigirse a las tropas estadounidenses.

"Tenemos un compromiso con nuestros aliados transatlánticos que no va a cambiar... Eso incluye una España fuerte y unida, uno de nuestros más estrechos aliados", dijo ante los cerca de tres mil militares destinados en Rota, un enclave militar de uso compartido entre EEUU y España desde hace 63 años y que por primera vez ha sido visitado por un presidente estadounidense.

Tras agradecer la hospitalidad con la que ha sido recibido por sus anfitriones, Obama, que ha prometido volver a este país, añadió con vehemencia: "No podríamos pedir un mejor aliado que España".

La base de Rota, situada en Cádiz (sur de España), ha sido la última parada del viaje de apenas un día que ha hecho a España el presidente Obama, y que se ha acortado debido a las tensiones raciales de los últimos días en la ciudad texana de Dallas, adonde se trasladará el próximo martes.

"A todos nuestros amigos españoles: gracias por su amistad y gracias por su servicio", afirmó Obama, que destacó el "sobresaliente"trabajo de los "marineros de la Armada española".

Asimismo aseguró que EEUU y España comparten valores básicos y "trabajan juntos"en Rota porque consideran "que la gente en todo el mundo tiene que poder vivir con seguridad y dignidad".

"Eso es lo que defiende Estados Unidos, lo que defiende España y lo que defiende la OTAN. Y vamos a seguir unidos para defender los retos de nuestros tiempos", añadió.

El mandatario se despidió con un "Dios bendiga a España"del acto en Rota, donde también visitó el buque USS ROSS, uno de los cuatro destructores estadounidenses de la clase "Arleigh Burke"que EEUU ha desplegado entre 2014 y 2015 en la base para conformar el escudo antimisiles de la OTAN.

La base aeronaval de Rota ocupa 2.300 hectáreas en un enclave de singular importancia geoestratégica, en el encuentro del mar Mediterráneo y el Océano Atlántico y en las inmediaciones del Estrecho de Gibraltar que separa Europa del norte de Marruecos.

Su uso por parte del ejercito estadounidense se incluyó en el convenio defensivo que España y Estados Unidos firmaron en 1953, junto con las de Morón (Sevilla), Torrejón (Madrid) y Zaragoza y otras instalaciones de apoyo.

El discurso de Obama estuvo precedido de unas palabras del ministro español de Defensa, Pedro Morenés, quien aseguró que Rota se ubica "en una de las encrucijadas históricas del mundo"y que los militares españoles y estadounidenses allí "trabajan por la libertad y la justicia".

"Como aliados cercanos, estamos comprometidos a mejorar nuestra amistad, basándonos en el entendimiento mutuo y el respeto", indicó Morenés, al afirmar que la alianza entre ambos países "nunca se romperá".

En su discurso, Obama animó a los asistentes a aplaudir a los mandos de la base y a las tropas y a sus familias, así como a la población de Rota, además de bromear al notar que la algarabía de los españoles no era tan ruidosa como la de sus compatriotas.

"Los españoles son más educados, nosotros gritamos mucho", ha señalado Obama, que durante unos minutos caminó entre los asistentes, saludando a muchos de ellos, tomando en sus brazos a algunos bebés y haciéndose "selfies".

"Estamos entusiasmados, esto pasa una vez en la vida", decía la esposa de uno de los marines estadounidenses que trabajan en esta base, que es también uno de los destinos exteriores favoritos de los militares de EEUU.

Tras el encuentro con las tropas, que ha puesto fin a esta visita a España, Obama ha emprendido viaje de regreso a Estados Unidos, adonde llegará a la base de Andrews, cercana a Washington DC.

La visita de Obama empezó el domingo por la mañana en Madrid, donde tanto él y el rey Felipe VI, quien lo recibió en el Palacio de Oriente, celebraron que Estados Unidos y España son más que aliados y que además de su estrecha relación bilateral "comparten -al decir del estadounidense- valores como la libertad, el respeto a la ley y al Estado de derecho.