Rajoy ignora el pulso de Rivera y niega la ruptura con su socio

El jefe del Ejecutivo ha destacado que su verdadero adversario político es Podemos pese a lo que digan las encuestas, y que, a día de hoy, su principal problema es Cataluña

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE/ Fernando Alvarado
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE/ Fernando Alvarado

El jefe del Ejecutivo ha destacado que su verdadero adversario político es Podemos pese a lo que digan las encuestas, y que, a día de hoy, su principal problema es Cataluña.

La respuesta de Mariano Rajoy a la ruptura del apoyo de Ciudadanos (Cs) a la gestión de la aplicación del artículo 155 en Cataluña fue la de casi darse por no enterado. Minimizar el desacuerdo, defender la vigencia del pacto y evitar el cuerpo a cuerpo que la dirección de la formación naranja busca intensamente con su partido ya también en política territorial.

En una entrevista de Susanna Griso, en «Espejo Público» de Antena 3, el presidente restó importancia al anuncio que el día anterior había hecho Rivera sobre que daba por roto el acuerdo con el Gobierno porque cada vez hay más pruebas de que ha hecho «dejación de funciones».

Rajoy contestó a ese órdago afirmando que hará todo lo necesario para que el acuerdo con Cs no se rompa, y defendió que no hay que dar tanta importancia a un debate parlamentario «que dura dos minutos», en alusión a la sesión de control en la que Rivera escenificó esta ruptura. La dirección popular cree que el líder de Ciudadanos ha cometido un error estratégico en su política de confrontación con el PP al extenderla incluso a esta cuestión de Estado. Y en vez de alimentar la polémica, su reacción es diferenciarse de sus socios de investidura asumiendo el rol de partido de Estado que esquiva la pelea partidista en el tema catalán. Es más, Rajoy afirmó que su mayor adversario político no es la formación naranja, sino la morada, porque «sus planteamientos distan mucho de lo que quiero para España».

En paralelo, Rivera mantuvo su pulso pero sin despejar la confusión sobre su posición. Después de dar por roto el acuerdo sobre el 155, ayer defendió que se mantenga vigente hasta que el nuevo Gobierno catalán se comprometa con la Constitución. Ciudadanos sabe que el acuerdo aprobado por el Senado, con sus votos y los del PP y del PSOE, limitaba la vigencia del 155 hasta que se conformara un nuevo Gobierno dentro del marco legal. Sin establecer más condiciones.

Rajoy evitó polemizar con estas declaraciones de Rivera o con el hecho de que Ciudadanos haya justificado la ruptura de su apoyo en que el Gobierno no haya recurrido el voto delegado de Puigdemont y Comín porque así se lo aconsejó la Abogacía del Estado. Y por eso en la entrevista con Griso el presidente prefirió poner en valor las coincidencias que unen a PP, Cs y PSOE sobre España, la soberanía nacional y el sistema democrático. «Estoy convencido de que PP, PSOE y Cs, que hemos ido juntos en un tema tan difícil como era poner en marcha el artículo 155, continuaremos juntos en el futuro», sentenció.

Asimismo, confirmó que el voto delegado de Puigdemont y Comín no se recurrió porque los servicios jurídicos del Estado entendieron que el Gobierno «no tiene legitimación» y «no iba a ser admitido por los tribunales», como ayer informó este diario. En otras cuestiones, defendió el nombre de Alberto Ruiz Gallardón, dentro de las investigaciones por corrupción que afectan al PP de Madrid. Negó cambios en la política penitenciaria y tachó de «machistas» las publicaciones sobre la mala relación de María Dolores de Cospedal con Soraya Sáenz de Santamaría.