La gestora cierra la puerta a la abstención mínima: «El debate está cerrado»

El portavoz de la Gestora rebaja el tono con el PSC y asegura que el PSOE quiere que ambos caminen "juntos"

El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, ha asegurado hoy que el debate sobre la abstención mínima que plantean algunos diputados socialistas partidarios del no a Mariano Rajoy "está cerrado"y no existe posibilidad de que pueda haber un cambio de postura.

El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, ha asegurado hoy que el debate sobre la abstención mínima que plantean algunos diputados socialistas partidarios del no a Mariano Rajoy "está cerrado"y no existe posibilidad de que pueda haber un cambio de postura.

Jiménez ha insistido en que todos los diputados, también los del PSC, tendrán que acatar la resolución del Comité Federal de abstenerse en la segunda votación de la investidura de Rajoy para desbloquear la formación de gobierno.

"El debate terminó el domingo. El Comité Federal aprobó un mandato que establece claramente que el grupo socialista votará no mañana y se abstendrá 48 horas después. Ese debate se cerró en ese momento y corresponde al conjunto de los integrantes del grupo llevarlo a la práctica con su voto", ha zanjado Jiménez en declaraciones en Onda Cero.

Jiménez ha expuesto esta postura después de participar en la reunión a puerta cerrada del grupo socialista en la que varios diputados han defendido la vía de la abstención mínima de once parlamentarios para que el resto de los 84 integrantes pueda votar no a Rajoy.

Preguntado si podrían imponer sanciones a quienes rompan la disciplina de voto, Jiménez ha insistido: "Confiamos que el conjunto de los miembros del grupo van a llevar a efecto el mandato del Comité Federal".

Un crítico ofrece abstenerse

El diputado valenciano, Jose Luis Abalos se ha ofrecido después ante sus compañeros para ser uno de los once implicados. Según ha explicado al salir de la reunión, aunque él ha defendido siempre el 'no' a Rajoy, está dispuesto a participar en la abstención si de esa manera se resuelve la tensión a la que cree que se está sometiendo al partido.

Fuentes socialistas han asegurado que habría más diputados del sector crítico que estarían abiertos a entrar en el cupo de las once abstenciones mínimas, aunque no han tenido oportunidad de expresarlo de viva voz porque no han pedido o no se les ha dado la palabra en la reunión, que se ha tenido que interrumpir ante el inicio del Pleno de investidura.

En la reunión, a puerta cerrada, han tomado la palabra para expresar su apoyo a la posición de la dirección una docena de diputados. Entre ellos, están los andaluces Antonio Hurtado, José Antonio Torres Mora y Gregorio Cámara, el vasco Eduardo Madina, los castellano-leoneses Soraya Rodríguez y Pedro Muñoz, el extremeño César Ramos, el valenciano Cipri Ciscar, el aragonés Iñigo Urquizu y el castellano-manchego José Miguel Camacho.

La reunión, que se ha desarrollado en un clima tranquilo y respetuoso pese a las diferencias, se ha cerrado con una segunda intervención de Mario Jiménez, que ha lanzado un mensaje al PSC, asegurando que nadie puede dudar de que el PSOE también mantiene su voluntad de "caminar juntos"y no romper con los socialistas catalanes.

Este martes, después de que el Consell Nacional se ratificara en su decisión de votar 'no' a Rajoy el sábado, pese al mandato del Comité Federal, la Gestora advirtió en un comunicado de que consideraba esta postura una "ruptura unilateral"en la "unidad de acción"de ambos partidos.

El PSC, "cómodo"

El diputado del PSC José Zaragoza ha celebrado después que en la reunión del grupo ha habido un debate "muy respetuoso"y de "alto nivel político"y ha asegurado que su partido se ha sentido "cómodo"trasladando la posición decidida este martes por la dirección, esto es, el 'no' a Rajoy.

Sobre la posibilidad de que se le puedan imponer sanciones a los siete diputados del PSC, Zaragoza ha restado importancia a esa posible medida disciplinaria, de la que no se ha hablado en la reunión, mostrándose convencido de que con el diálogo se conseguirá solventar los problemas y dejando claro que los socialistas catalanes sólo se plantean posiciones políticas, no eventuales multas.

Aunque no ha llegado a tiempo para la reunión, la presidenta de la gestora del PSdeG, Pilar Cancela, se ha situado después junto a sus compañeros que han pedido una abstención mínima. En concreto, ha llamado a hacer un "esfuerzo"para aplicar la abstención decidida por el Comité Federal y que, a su juicio, se puede materializar de "muchas maneras".

"Hasta el sábado hay tiempo, tenemos margen para conseguir el mismo objetivo pero de una forma que nos haga menos daño", ha manifestado Cancela, antes de tachar de "obviedad"el contenido de la carta que el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, ha enviado a los diputados con la advertencia de que no es posible la ruptura de la disciplina de voto.

Cancela no ha explicado qué votará el sábado. En esta misma situación se encuentra la diputada por Baleares Sofía Hernanz, que mantiene en el 'no' y que también ha pedido un gesto a la dirección del partido, sin aclarar qué hará en el caso de que no se produzca el acercamiento de posturas. Europa Press