Cs se queda sin plan «B»

Da por roto el pacto de investidura con el PP y, si no hay elecciones, pide a Sánchez un acuerdo sobre el 155, PGE y una moción instrumental

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Foto: Reuters / Sergio Pérez
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Foto: Reuters / Sergio Pérez

Rivera da por liquidado su pacto con el PP, dice «no» al PSOE y pide elecciones en otoño.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ofreció ayer al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acordar una salida «ordenada» de la legislatura con un pacto para la celebración de elecciones generales el próximo otoño tras la sentencia del «caso Gürtel». En caso contrario, la formación naranja buscaría la suya, «instrumental», y trataría de acordar con el PSOE una moción de censura con un candidato independiente que no sea ni Sánchez ni Rivera para que el único punto del programa fuera la convocatoria electoral. «Pedimos al Gobierno que rectifique, que no se enroque, que asuma la realidad y si está dispuesto a discutir un fin ordenado de la legislatura, nosotros estamos dispuestos a hablar con el Gobierno». Para presionar aún más al Ejecutivo, Rivera anunció que daba por «liquidado» incluso el pacto de investidura que Cs pactó con el PP. Los naranjas ya sólo pactarán con los populares una salida «ordenada, democrática y digna» con un acuerdo para garantizar «la vía constitucional» en Cataluña, la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y la convocatoria electoral en los próximos meses. Pero nada más. En cualquier caso, no apoyarán la moción de Sánchez, que prefiere llegar a La Moncloa «en los despachos» y pactando «con populistas y separatistas» que dar la voz a los ciudadanos e insisten en que retire la que ha presentado.

La formación naranja busca su propia moción «instrumental». Por un lado, para sortear el órdago lanzado por el PSOE, porque la de Sánchez lleva una dedicatoria especial para Cs para que se retrate, y por otro, aprovechar los buenos pronósticos que continuamente le auguran las encuestas.

Los de Rivera insisten en presionar al Ejecutivo sin tener cerrados los números –35 frente a los 32 diputados que tienen– para presentar la suya. Pero, según el reglamento del Congreso (art. 175-179), para presentar una moción alternativa a la presentada se habría extinguido ya el plazo, ya que dicha norma indica que se hará «dos días siguientes» a la presentación de la primera moción. La de Sáchez se registró el viernes y el sábado está abierto el registro del Congreso, por lo que ayer concluía ese plazo. De manera que a Cs sólo le resta la alternativa de presentar la «instrumental» a partir de septiembre pues no se podrá presentar ninguna otra en este periodo de sesiones y sólo podrán hacerlo 35 diputados que no hubieran firmado la anterior.

En cualquier caso, Rivera no quiere que las elecciones pudieran alargarse hasta mayo del próximo año para hacerlas coincidir con las europeas, municipales y autonómicas, considerando que España no puede permitirse una legislatura que «agonice» . Pero lo cierto es que existe el temor en Cs de que, al no tener una fuerte estructura territorial, con las municipales la marca quedara debilitada.