Política

Sánchez Camacho: «La sentencia del TC demuestra el fracaso político de Mas»

La presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho
La presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho

La presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho valoró ayer la sentencia del TC que declara la ley de consultas vienen a demostrar el gran “fracaso político” de Artur Mas y de su gobierno. Camacho pidió a Mas que si no quiere hacer caso al sentido común haga caso al Estado de derecho, que cumpla las leyes y las resoluciones de la justicia. “Ningún gobernante puede estar por encima de la ley ni de los tribunales”, dijo.

Si Mas no acepta la resolución por unanimidad del TC, dijo, “no estará legitimado para gobernar”. Mostró su satisfacción ante una sentencia que da la razón a los que siempre hemos defendido que lo que hacía Mas era un gran engaño y una gran ilegalidad. “La sentencia no solo da la razón al PP sino también al sentido común y a la ley y al derecho de todos los españoles a decidir lo que quieran que sea España”.

Ante las declaraciones de ERC y de ICV que no dan legitimidad a esta sentencia la considerar que no se puede poner “puertas al campo de la democracia y de los votos”, Sánchez Camacho tildó de “inaceptable” que no aceptan el estado de derecho porque obliga a todos al cumplimiento de la ley y de las resoluciones de los tribunales y “quien no quiera admitir eso estará teniendo una actitud antidemocrática”. “La democracia es la ley, los tribunales y el estado de derecho” y pidió a ERC y a ICV que no sigan insistiendo en el engaño.

“No lleven a Cataluña la ilegalidad, los catalanes no quieren estar al margen de la ley” y la sentencia del TC ha dicho muy claro que es ilegal esa ley de consultas y el 9-N porque el único derecho a decidir es del conjunto de los españoles y solo un aparte no puede decidir por el todo. La democracia, dijo es el éxito del conjunto de los españoles.

Para la presidenta del PP catalán, la sentencia demuestra que lo que defendía el presidente de la Generalitat, con que la consulta era el gran objetivo de su legislatura, al ser declarada “claramente ilegal” pone de relieve que “el claro fracaso de Artur Mas” y por tanto “debería dimitir”.