Sánchez cierra un preacuerdo con Rivera ante el bloqueo de Iglesias

Los equipos negociadores de ambas formaciones se reúnen hoy y comparecerán de manera conjunta tras el encuentro para «concretar los avances» que han alcanzado

Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa ofrecida tras la reunión con los grupos independentistas catalanes hoy en el Congreso
Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa ofrecida tras la reunión con los grupos independentistas catalanes hoy en el Congreso

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha confirmado que mantiene «negociaciones serias» con el PSOE. Todo apunta a que los equipos negociadores de ambas formaciones harán hoy una rueda de prensa conjunta.

El PSOE y Ciudadanos han dado un paso importante en las conversaciones que están manteniendo para la investidura de Pedro Sánchez. Las intensas negociaciones que se han venido sucediendo en privado entre ambas formaciones durante los últimos días darán lugar hoy a una convocatoria pública. A las 17 horas se reunirán sus equipos negociadores y tras el encuentro realizarán una comparecencia conjunta, la primera que se lleva a cabo después del inicio de las conversaciones. Este encuentro estaba previsto por la mañana y se ha retrasado a la tarde para dar tiempo a los «grupos de trabajo a perfilar la letra pequeña», apuntan fuentes de Ciudadanos a LA RAZÓN.

Y así lo ha confirmado esta mañana el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien ha declarado en «Los desayunos de TVE» que hay «negociaciones serias» con el PSOE. Además, ha añadido que «falta poco» para la votación y esta semana debería saberse si los socialistas escogen el modelo de Podemos de «más impuestos, paro y referendos separatistas» o el de Ciudadanos, «constitucionalista, de igualdad de los españoles, reformas democráticas, y no más impuestos ni más paro».

Según fuentes conocedoras de la negociación, en materia de lucha contra la corrupción, regeneración democrática y modelo productivo, Ciudadanos y PSOE coinciden en principios y diagnósticos y esperan en el encuentro de hoy «concretar los avances». Sin embargo, no se puede hablar aún de principio de acuerdo. «Para eso todavía queda un trecho», afirman estas fuentes, que no niegan la buena sintonía entre los equipos de ambos partidos y el buen entendimiento.

Las fuentes consultadas señalan que en otros temas la distancia entre los de Rivera y de los de Sánchez todavía es importante. Reforma laboral, educación e impuestos son todavía asignaturas pendientes. José Manuel Villegas, la mano derecha de Albert Rivera, manifestó a este diario que en estos tres temas «las conversaciones son incipientes». En educación, por ejemplo, el PSOE propone la derogación de la Lomce mientras que Ciudadanos apuesta por la modernización de la ley. En materia impositiva, el partido naranja se niega «en redondo» a la subida de impuestos y prefiere hablar de lucha contra el fraude y una actualización de la fiscalidad que beneficie a las clases medias y populares, mientras que el PSOE no quiere una reforma en profundidad que haga más progresivas las cargas fiscales. Por último, sobre la reforma laboral, las fuentes consultadas afirman que se «ha entrado poco en materia» a sabiendas que es uno de los puntos más conflictivos en el que ambas formaciones tienen posturas más distanciadas.

A pesar de que la distancia entre ambas formaciones es mucha, destacados miembros de Ciudadanos manifestaron a LA RAZÓN «su satisfacción» por la buena marcha de las negociaciones y no descartan alcanzar un principio de acuerdo en los próximos días, aunque apuntan que «todavía quedan muchos flecos pendientes». «El pacto sólo se rubricará si se recogen los límites de la reforma constitucional y la oposición al referéndum», apuntan fuentes de Ciudadanos. Estos dirigentes consideran que éste es el modelo negociador más efectivo porque se pueden «ver los avances en cada materia». En el PSOE el diagnóstico es el mismo, fuentes consultadas por este diario esperan alumbrar un pacto con los compromisos mínimos que justificarían el voto a favor de Ciudadanos en la investidura de Pedro Sánchez, así como las bases de una eventual alianza de legislatura, un documento similar al que se rubricó el lunes con IU-Unidad Popular para granjearse el apoyo de la formación en la votación.

Este acercamiento entre las dos fuerzas se produce solamente 24 horas después del desplante de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez con una propuesta que no sólo planteaba temas de negociación, sino que le decía al líder socialista como debía plantear su gobierno. Tanto fuentes socialistas como de Ciudadanos coindicen en calificar esta actitud de «arrogante». En esta semana, los socialistas han anunciado un acercamiento a Izquierda Unida y ahora éste a Ciudadanos. Fuentes socialistas también comentan que los contactos con Compromís evolucionan favorablemente.

Dirigentes socialistas consideran que Iglesias «no quiere el acuerdo», aunque puede verse obligado a «aceptarlo por la presión de los suyos». No obstante, la posición de bloqueo de Podemos es máxima y, actualmente, su única línea roja es no entrar en un gobierno en el que esté Ciudadanos. Desde el PSOE reconocen que no está cerrada la entrada de Rivera en el Ejecutivo. «A día de hoy, salvo Iglesias, ningún partido me ha propuesto entrar en el Gobierno», matizaba Sánchez.

A pesar de que la suma del apoyo de Ciudadanos supone un importante avance para las opciones presidenciales de Sánchez, sigue siendo insuficiente y el veto de Podemos podría hacer fracasar la empresa. Sin embargo, el líder socialista sigue reconociéndose «razonablemente optimista». «Hoy estoy más cerca de un acuerdo que hace unos días», confesó.

Lo que los une

- Lucha contra la corrupción. Eliminar los aforamientos y limitar los mandatos.

- Regeneración democrática. Eliminar las puertas giratorias y despolitizar las instituciones.

- Modelo productivo. Apuesta por la reindustrialización y la innovación en España.

Lo que los separa

- Reforma laboral. La defensa del contrato único, como principal escollo.

- Educación. El PSOE quiere derogar la Lomce y C’s renovarla.

- Impuestos. Ciudadanos se niega a la subida impositiva y el PSOE la aplicará a las grandes fortunas.