MENÚ
martes 23 octubre 2018
06:25
Actualizado
  • 1

Sánchez se queda sólo con 40 diputados a su favor

Al menos 44 de los 84 miembros del Grupo Parlamentario no reconocen al ex secretario general.

  • La bancada del Grupo Parlamentario socialista, en una imagen reciente en el Congreso de los Diputados
    La bancada del Grupo Parlamentario socialista, en una imagen reciente en el Congreso de los Diputados

Tiempo de lectura 4 min.

30 de septiembre de 2016. 13:55h

Comentada
30/9/2016

La militancia, los cuadros y, con seguridad, los electores socialistas asisten estupefactos al serial de la pugna política en el seno de un PSOE partido en dos mitades, por el momento, irreconciliables. Las fuentes consultadas por LA RAZÓN se mueven entre la desolación, la rabia y el desconsuelo. «De ésta no salimos», augura pesimista un diputado socialista que ha decidido inhibirse de esta situación. «No cojo el teléfono y trato de ni ver, ni escuchar, informaciones», apunta.

En definitiva, «estamos en depresión colectiva» apunta otro diputado que se muestra más activo. «Pedro tiene una concepción patrimonialista del PSOE. Esto es inaceptable», dice con un cierto tono recriminatorio un tercero. Todos ellos son diputados. Todos ven «alucinados» lo que está sucediendo y máxime cuando se les pregunta por la movilización de militantes alrededor de la sede del PSOE el próximo sábado al tiempo que se celebra la reunión del Comité Federal en la madrileña calle de Ferraz. «Esto es un grave atentado a la convivencia del partido y, más, es una grave irresponsabilidad», afirman diputados socialistas, «porque levantar las bases en contra de los líderes que ellos mismos han elegido es buscar, simplemente, la ruptura del partido».

Los diputados socialistas todavía no han movido pieza. En la reunión que mantuvieron esta semana, las intervenciones de los críticos con Sánchez fueron mayoría. Muchos de estos diputados, decidieron dar un paso adelante y mostrar su posición en público, ante los medios de comunicación. Desde entonces no se ha producido ningún paso más porque «estamos esperando a la celebración del Comité Federal. Cuando el Comité se pronuncie el Grupo Parlamentario algo tendrá que decir», apuntan diputados consultados por LA RAZÓN.

Pedro Sánchez sigue a lo suyo. Ha convocado Comité Extraordinario y presentará un calendario: congreso en noviembre y primarias el 23 de octubre. Sin embargo, los críticos no lo reconocen como secretario general «porque ha dimitido más de la mitad de la ejecutiva». Es decir, no reconocen tampoco su papel en el grupo parlamentario ni el de su dirección. En estas últimas horas los diputados han desempolvado la Constitución. En concreto, el artículo 67.2, que habla de los miembros electos en el Congreso: «Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados a mandatos imperativos», es decir, lo que comúnmente se conoce como «la disciplina de voto». ¿Con la actual situación de no reconocimiento mutuo, los diputados contrarios a Sánchez mantendrán la disciplina?

Ésta es la gran pregunta. «Algo tendremos que hacer, nos tendremos que reorganizar. Algo tendremos que decir», apunta un diputado crítico, «porque, hoy por hoy, tenemos un vacío de poder que afecta al Grupo Parlamentario. Es inaudita la situación». De momento, no se vislumbran movimientos a la espera de lo que suceda en el Comité Federal pero no hay duda de que «si el partido está profundamente dividido también lo está el grupo parlamentario». Nadie se atreve a hacer predicciones, pero el artículo 67.2 corre de mano en mano y está a la orden del día de las llamadas telefónicas.

En la actualidad, el Grupo Socialista está profundamente dividido, como se demostró esta semana. Son 84 diputados. Lo componen 20 parlamentarios de Andalucía, 4 de Aragón, 2 de Asturias, 2 de Baleares, 3 de Canarias –excluido un diputado de Nueva Canarias–, 1 de Cantabria, 7 de Castilla-La Mancha, 9 de Castilla y León, 7 de Cataluña, 6 de la Comunidad Valenciana, 4 de Extremadura, 6 de Galicia, 1 de La Rioja, 7 de Madrid, 2 de Murcia, 1 de Navarra y 3 del País Vasco.

Las conclusiones del Comité Federal tendrán una repercusión directa en el Grupo Parlamentario y no se descartan movimientos que lo fraccionen. Pedro Sánchez tiene en cartera ganar las primarias e intentar una investidura. Con este panorama, la pregunta es ¿podrá contar con todos sus diputados? ¿Le seguirán en sus tesis miembros dimitidos de su ejecutiva como Antonio Pradas o Micaela Navarro? A la inversa este interrogante también es vigente :¿los críticos podrán aglutinar a todos los diputados si mantienen su escaño Pedro Sánchez, César Luena o Meritxell Batet, por ejemplo? Las dos facciones socialistas están empeñadas en «una lucha suicida», como afirma un diputado socialista que hasta ahora se consideraba cercano a Sánchez y muestra sus dudas. Hasta ahora no han atravesado la línea divisoria entre Ferraz y la Carrera de San Jerónimo. A partir del lunes todo puede ser (el martes hay Pleno en el Congreso). El artículo 67.2 tiene la solución.

Últimas noticias