Sánchez sitúa al PSOE como la alternativa al PP y la «única izquierda que puede gobernar»

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado por Micaela Navarro,iz., Cesar Luena,d, al inicio de la reunión del Comité Federal del PSOE
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado por Micaela Navarro,iz., Cesar Luena,d, al inicio de la reunión del Comité Federal del PSOE

Seis días después del triunfo en Andalucía, el PSOE ha reunido esta mañana a su Comité Federal, el máximo órgano entre congresos, para aprobar las listas, los programas municipal y autonómico y los presupuestos para 2015. En su intervención inicial, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha reivindicado el “orgullo” y la “alegría” de todo el socialismo por la victoria “clara” y el “gobierno fuerte” cosechado en la federación más numerosa de los socialistas. “El PSOE andaluz es un partidazo”, con su victoria “ganó Andalucía y empezó a ganar toda España”, ha destacado el líder del PSOE.

Los socialistas consideran que tras el 22-M el PP “sabe que perderá las próximas citas electorales” y que sólo el PSOE es la alternativa, “por eso nos temen”, ha puntualizado Sánchez. En este sentido, el líder del partido ha señalado que los españoles “quieren pasar página del Partido Popular” porque el país no puede renovarse con una derecha “incapaz de renovarse a sí misma” y con problemas de liderazgo, corrupción y con cuentas pendientes con los españoles. “El problema del PP es la oportunidad del PSOE”, ha destacado.

Además de reivindicarse como alternativa a la derecha, Sánchez también ha defendido su espacio en la izquierda. “Somos la única izquierda que puede gobernar”, ha señalado en alusión a la formación emergente Podemos a la que ha aludido en varios momentos del discurso, aunque siempre de manera indirecta. El mensaje del PSOE a los votantes es claro y aprovecha la acusada indefinición de los de Iglesias: “Quien no tenga un proyecto claro de sostenibilidad del Estado de Bienestar no es de izquierdas”. En este sentido, Sánchez ha defendido la forma de entender el socialismo, sin “negar lo que somos, progresistas” y sintiéndose “orgullosos de sus valores”.

Sánchez ha definido el 2015 como el año de las reformas pendientes para alcanzar la recuperación justa y la promoción del empleo. Por ello, ha anunciado que en los próximos días el PSOE presentará un nuevo Estatuto de los Trabajadores para afrontar la realidad del actual mercado de trabajo y afrontará cuatro desafíos: el paro, la deuda externa, la deuda pública y la desigualdad social. “Serán propuestas ambiciosas y realistas, no diremos lo que quiere escuchar la gente sino lo que podemos cumplir”, ha prometido.

Tras definir al PSOE como “el partido del cambio seguro” que cuenta con la voluntad, los equipos, los proyectos y la experiencia, Sánchez ha puesto el foco en los candidatos socialistas que se batirán en los próximos comicios del 24-M con la “ambición de ganar al PP en los pueblos, ciudades y autonomías de España”. Tras el discurso del secretario general, el Comité Federal hizo un pequeño receso tras el cual ha tomado la palabra la presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz,una de las intervenciones más esperadas del cónclave socialista, y Javier Fernández, presidente de Asturias. Además, hay solicitadas unas 40 peticiones de palabra de diversos dirigentes.