El fiscal agradece la puntualidad de los testigos de hoy

Mar, Ortega y Rigau llegaron media hora tarde ayer ante el visible enfado del juez

El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, a su llegada esta mañana al TSJC
El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, a su llegada esta mañana al TSJC

El fiscal Emilio Sánchez Ulled ha agradecido su puntualidad al primer testigo que esta mañana ha comparecido para declarar ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), después de que Artur Mas llegase media hora tarde ayer.

El fiscal Emilio Sánchez Ulled ha agradecido su puntualidad al primer testigo que esta mañana ha comparecido para declarar ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), un inspector de Enseñanza que desveló reuniones con directores de institutos para que acogieran las urnas del 9N.

A diferencia de ayer, en que el expresidente catalán Artur Mas llegó a la sala de vistas del TSJC con casi media hora de retraso, el juicio por la consulta independentista del 9N se ha iniciado hoy con puntualidad, minutos después de las 09.00 de la mañana, con la declaración del primero de los testigos.

En un comentario poco habitual en los interrogatorios en vistas judiciales, Emilio Sánchez Ulled, uno de los dos fiscales que lleva el caso, ha dedicado unas palabras de agradecimiento al testigo por su puntualidad.

El fiscal ha deslizado este comentario después de que ayer Artur Mas y las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau llegaran a la sala a las 09.27 horas, cuando estaban citados a las 09.00 horas de la mañana, mientras se daban un baño de masas frente al Palau de Justicia, arropados por los miles de manifestantes que se concentraron a las puertas del edificio judicial.

El retraso de los encausados llevó al presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, a llamar a abogados y fiscales a la sala para advertirles de que, si a las 09.30 horas no habían comparecido ante el tribunal, convocaría una vistilla para que las partes pudieran plantear las medidas cautelares que creyeran oportunas.

Esta mañana, sin embargo, los encausados han llegado a la sala de vistas -hoy sin concentraciones frente al Palau de Justicia- un cuarto de hora antes de la hora fijada para el inicio del juicio, lo que ha permitido comenzar la vista oral con puntualidad.

A diferencia de ayer, en que permanecieron sentados en el banquillo de los acusados, Mas, Ortega y Rigau han ocupado hoy un asiento lateral respecto al tribunal y situado junto a sus abogados, una situación que la ley permite para garantizar que los procesados puedan comunicarse constantemente con sus abogados.

De hecho, ha sido el propio presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, quien antes del inicio de la vista oral ha dado a los acusados la oportunidad de cambiar el asiento para situarse junto a sus abogados -aunque en un plano inferior en altura respecto al entarimado que ocupan tanto el tribunal como fiscales y abogados-, lo que éstos han aceptado.

En la sesión de hoy del juicio están previstos una quincena de testigos, que serán interrogados en relación con las directrices que dio la Generalitat para la apertura de los colegios que debían acoger la votación, la confección de las urnas y la logística de la consulta.

Los primeros testigos que declaran hoy son dos inspectores de la conselleria de Enseñanza que denunciaron que el departamento convocó reuniones con directores de instituto para solicitarles que facilitaran el acceso a sus locales para la votación del 9N.