Sergi Arola: Abiertos al mundo

Para el chef, las turbulencias políticas de este año «han cambiado la imagen que se tiene en el exterior sobre España», especialmente entre los países vecinos como Portugal o Francia

El cocinero español Sergi Arola
El cocinero español Sergi Arola

Para el chef, las turbulencias políticas de este año «han cambiado la imagen que se tiene en el exterior sobre España», especialmente entre los países vecinos como Portugal o Francia.

¿Entienden los extranjeros por qué España se encuentra en esta encrucijada? ¿Y cómo repercute esto a nivel de reputación internacional? Uno de nuestros mejores «embajadores» lo sabe. El chef Sergi Arola es cocinero del mundo pero nunca olvida sus raíces. Sus manjares llegan con sello español a diversos puntos del planeta. En Sintra seduce en el Lab by Sergi Arola, en Suiza hace lo propio en el Hotel W Verbier y aquí, en casa, resulta obligatorio visitar el Cormoran (en Santander) y el V Club feat (en Madrid).

Este maestro de los fogones, nacido en Cataluña, bien sabe lo que piensan fuera de nosotros por eso reconoce que «en el exterior, España es atractiva per se. Tanto a nivel geográfico como histórico y cultural, el crisol en el que se convierte la Península Ibérica hace que sea un enclave único. Creo que conozco suficiente mundo como para decir que no hay muchos países como el nuestro y es eso lo que nos hace tan especiales y atractivos».

Arola cita a Bismarck cuando explica que España era el país más fuerte del mundo, porque, «pese a los españoles, no había conseguido destruirse a sí mismo». En cuanto al papel que tiene nuestro país en el mundo, el cocinero afirma que «si lo medimos dentro del marco de la Unión Europea y en clave de geocultura, lógicamente tenemos un papel importantísimo. Mucho más del que nos damos a nosotros mismos y es una lástima. Somos referencia en el mundo en muchísimas cosas, además de en el sector de la gastronomía, que es evidente». También subraya nuestra lengua, «la manera de afrontar la historia y de entender la vida nos hace sexis».

Aunque, según el catalán, «sin duda, nuestro plato fuerte es la gastronomía, pero no estoy hablando ahora solo de los grandes restaurantes de alta cocina, sino de nuestra enorme despensa. Gastronomía lo es todo. Voy mucho más allá, porque la gastronomía lo único que ha hecho es remarcar el valor de lo que somos capaces de producir. Me acuerdo que cuando yo llegué a Mumbai no se encontraba aceite de oliva. Sin embargo, desde hace dos años en el mercado tiene mucho peso». Por este motivo, Arola insiste en la necesidad de seguir haciéndonos grandes, dejando nuestra semilla en cada rincón del planeta que visitamos. No es tarea sencilla, todos lo saben, pero tenemos, de momento, 365 días por delante para enmendar los errores del pasado.