Rajoy y May tratarán el «Brexit» en Moncloa

La primera ministra británica llegará el jueves a España dentro de la gira con líderes europeos tras tomar posesión.. El encuentro será clave, ya que en España residen cerca de 800.000 británicos cuya situación está en el aire

Theresa May y Mariano Rajoy durante la cumbre del G20 en Hangzhou
Theresa May y Mariano Rajoy durante la cumbre del G20 en Hangzhou

La primera ministra británica llegará el jueves a España dentro de la gira con líderes europeos tras tomar posesión. El encuentro será clave, ya que en España residen cerca de 800.000 británicos cuya situación está en el aire

La visita que realizará la primera ministra británica, Theresa May, el próximo jueves a España viene marcada dentro de su gira europea tras el referéndum británico que dijo «sí» a la salida de Reino Unido de la Unión Europea el pasado 23 de junio. Su encuentro con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, será clave para May ya que en España residen alrededor de 800.000 británicos, cuya situación, una vez se active el Brexit (previsto para marzo de 2017) está en el aire.

El número de británicos que vive en nuestro país es tres veces más elevado que el número de españoles que vive en el Reino Unido. Frente al argumento generalizado en Reino Unido sobre que los españoles que residen en Gran Bretaña se benefician en exceso de las prestaciones británicas, un estudio de «The Guardian» demuestra que, a pesar de los argumentos del Gobierno, los británicos sin empleo que viven repartidos por el Viejo Continente se aprovechan más de los subsidios de estos países vecinos que los inmigrantes que viven en las islas. Por eso, May se ha puesto manos a la obra para que sus ciudadanos no se vean afectados por la salida del club comunitario.

May y Rajoy compartirán también un almuerzo de trabajo, informaron a Efe fuentes del Gobierno. El Brexit y sus consecuencias será uno de los principales asuntos que abordarán Rajoy y May, un encuentro que llega después de que esta semana la primera ministra avanzara que el Reino Unido invocará el artículo 50 del Tratado de la UE durante el primer semestre de 2017. En ese contexto, Rajoy y May ya mantuvieron una conversación telefónica el pasado mes de julio en la que ambos convinieron que ningún ciudadano español o británico salga perjudicado por el «Brexit».

Pero ni en esa conversación ni en la que mantuvieron cara a cara en China durante la reunión de líderes del G-20 hablaron de Gibraltar, cuestión que podría estar presente en la cita del próximo jueves al hilo de cómo puede influir el «brexit» en el futuro del Peñón. Este asunto motivó esta semana un cruce de declaraciones entre el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el ministro principal, Fabián Picardo.

El primer encuentro de la «premier» británica tras el Brexit con un líder europeo se produjo en julio en Berlín. Allí, junto a la canciller Angela Merkel ambas mostraron una buena sintonía para que el proceso de divorcio fuera lo más «amigable» posible. Merkel abanderó la postura de conciliadora, una postura que la canciller alemana ha cambiado radicalmente esta semana. El jueves, durante su discurso anual de la Federación de la Industria Alemana, la canciller anticipó que las negociaciones «no serán fáciles». Unas palabras muy medidas en respuesta al giro antiimigración emprendido por el gobierno que lidera May, que plantea restringir la contratación de trabajadores comunitarios en Reino Unido. La segunda visita de la nueva «premier» británica fue con el presidente francés, François Hollande, donde no fue recibida con tanta delicadeza como en Berlín. El encuentro se produjo también en julio, en París, donde el líder galo subrayó a May que es necesaria «certidumbre para evitar riesgos».