UGT-A trata de abrir una brecha para no salpicar a la sede central

UGT-A trata de abrir una brecha para no salpicar a la sede central
UGT-A trata de abrir una brecha para no salpicar a la sede central

La impresión de los investigadores, tras el registro efectuado el jueves en la UGT de Andalucía, es que la estrategia del sindicato es la de abrir una «brecha», con el fin de que lo ocurrido en el sur de España no afecte a los órganos centrales. Según fuentes conocedoras del caso consultadas por LA RAZÓN, la operación de la Benemérita, bajo la dirección de la jueza Alaya, ha sido un éxito y «se ha hecho muy a tiempo», ya que, tras muchas horas de trabajo, y ya de madrugada, se logró el clonado (copiado) del servidor central telemático de UGT-A. La impresión es que nadie ha conseguido borrar los datos, entre ellos la contabilidad y a qué se destinaban los fondos entregados por la Administración para cursos de formación. Los agentes creen, a falta de que se puedan analizar los datos con el tiempo que requiere un asunto tan delicado, que no se ha perdido ni borrado ninguna evidencia importante. Todo estaba en el servidor, del que, contrariamente a lo que dijo en principio la dirección del sindicato, no se ha hecho una copia con fines notariales, sino simplemente del contenido de un terminal (PC) con el objetivo, se supone, de acusar a un trabajador y justificar su despido.

Llamó la atención de los investigadores que, cuando llegó a la sede UGT-A el secretario de Organización, Manuel Ferrer, lo hiciera con un voluminoso informe bajo el brazo, elaborado, al parecer, por la empresa Forest Digital, en el que se justificaría el borrado de archivos desde un terminal concreto. Ferrer entregó el informe a la Guardia Civil. Sin embargo, los agentes especializados no se conformaron con esta aportación, sino que prefirieron seguir con el copiado del servidor general, que se prolongó hasta altas horas de la madrugada por las dificultades técnicas. Las sospechas se confirmaron cuando se supo que lo que realmente está depositado en una notaría de Sevilla es la copia del archivo del contenido de un terminal (PC) y no del servidor general. Aun así, se va a solicitar a la jueza Mercedes Alaya que dicte las órdenes necesarias para acceder a dicha copia. La Guardia Civil, dentro de la «operación sirene», registró la sede de UGT en Córdoba, situada en el antiguo Hospital Militar. El operativo se prolongó hasta alrededor de las 20:00 horas. Seis agentes sacaron numerosas cajas de documentación del interior de las instalaciones. En el antiguo Hospital Militar, cedido en su día por el Ayuntamiento de Córdoba, tiene su sede la Fundación para el Desarrollo de los Pueblos de Andalucía (Fudepa), donde se encuentra el archivo histórico de la organización andaluza. El sindicato y fuentes conocedoras del caso confirmaron que el registro se efectuó en dicho archivo. Como publicó LA RAZÓN, UGT pasa toda la documentación de Sevilla al archivo de Córdoba, con, entre otros, miles de expedientes de formación.