Pinchazo de Iglesias: sólo una quinta parte de inscritos vota por la moción

El partido recibe un 97% de apoyo a la iniciativa parlamentaria en una consulta en la que ha participado el 18 por ciento del censo total, 67.326 menos que en la votación de Vistalegre II.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias
El líder de Podemos, Pablo Iglesias

El partido recibe un 97% de apoyo a la iniciativa parlamentaria en una consulta en la que ha participado el 18 por ciento del censo total, 67.326 menos que en la votación de Vistalegre II.

Podemos cerró ayer su consulta a las bases sobre si presentar o no la moción de censura al Gobierno de Rajoy con una bajísima participación. Tan sólo el 18% del censo total de las bases respondió a la pregunta: «¿Quieres que impulsemos una moción de censura al PP?». En total estaban llamados a votar los 487.154 inscritos en la formación, pero sólo 87.674 acudieron a la llamada de Iglesias, según los datos ofrecidos por la Secretaría de Organización. A favor votó el 97,44% de los participantes. La participación mejora si se cuenta sólo con el porcentaje del censo activo: 31% de 276.809 inscritos.

La participación obtenida en la consulta no cumple con las expectativas que se había fijado el secretario de Organización, Pablo Echenique, el cual deseaba batir el récord de Vistalegre II, cuando lograron que más de 155.000 personas participaran. En esta votación se han dejado por el camino 67.326 personas.

El partido morado tiene por costumbre dejar en manos de sus bases las cuestiones que consideran de especial trascendencia, tal y como marcan sus estatutos. Podemos confió en otras ocasiones en sus bases para decidir los pactos de gobierno, con su posición en las dos investiduras del año pasado, o con las alianzas con otras fuerzas, momentos en los que los datos de participación fueron más altos. Así, estas cifras ponen de manifiesto la dejadez de las bases cuando el partido las convoca a tomar una decisión sobre el rumbo que debe seguir el partido. Si el récord fue la votación de Vistalegre, anteriormente la formación también había preguntado a las bases sobre si debían o no ir en coalición con Izquierda Unida (IU), cuando se pronunciaron 144. 569 personas. Otra de las consultas con mayor participación fue la de abril de 2016, cuando 150.000 personas dijeron «no» al pacto de gobierno PSOE-Ciudadanos.

Estos datos constatan que las llamadas a la votación que durante esta semana han realizado los principales dirigentes podemitas no han tenido el efecto esperado, aunque, eso sí, haya arrasado el «sí» en la consulta. El objetivo de Pablo Iglesias era el de dejar en las manos de las bases la decisión de si presentar o no una moción de censura al presidente del Gobierno, puesto que es consciente de los pocos visos que tiene de salir adelante en el Congreso. De momento, el partido morado sólo cuenta con el apoyo expreso de Compromís. Por su parte, Bildu y ERC han manifestado el apoyo condicionado a la celebración de un referéndum, al igual que ha hecho PDeCAT, que se inclina por el no. Es por esto que desde la formación han impulsado una concentración para el próximo 20-M con el objetivo de sacar músculo en la calle frente a los escasos apoyos parlamentarios. Ahora sólo queda que el partido registre la moción en el Congreso, para lo que primero necesita un candidato alternativo a Rajoy.