Política

Un sector catalán de Podemos intenta evitar que el soberanismo se apodere del partido

Advierte de que los excluidos a los que hay que «empoderar» en Cataluña son los castellanohablantes

El portavoz de la candidatura catalana Podemos Unidos, Enric Martínez, advierte del peligro de que los sectores soberanistas se apoderen del partido en esa comunidad, cuando la gran mayoría de sus votantes y los excluidos a los que habría que “empoderar” son castellanohablantes que, en su opinión, se alejarían si quienes han venido ejerciendo como portavoces tuvieran tanta visibilidad como los estatales o se hicieran con el control de Podemos en Cataluña.
Así se expresó en una entrevista concedida a Servimedia este profesor de Ciencias Políticas vinculado a la Universidad de Cambridge

y antes al Centro de Estudios Políticos y Constitucionales y a la Universidad Pompeu Fabra, que quedó tercero en la votación que encumbró a Pablo Iglesias como secretario general de Podemos.
Martínez señaló que este partido “tiene potencial para entender los problemas de Cataluña” y el de los grupos “sistemáticamente excluidos en Cataluña”, los trabajadores hispanohablantes del área metropolitana de Barcelona, la corona interior de la ciudad, Tarragona, Reus, el litoral hasta la costa Brava y otras zonas de la región.
El PSOE, considera, no ha tenido sensibilidad para comprenderlos por “aceptar los dogmas heredados de que los nacionalismos son democráticos porque estuvieron contra Franco”. Por su parte, el PP tampoco tendría esa sensibilidad porque algunos de sus militantes en el fondo “entienden la insolidaridad de quienes no quieren compartir sus recursos con los más desfavorecidos, igual que les ocurre a los vecinos del barrio de Salamanca”, y otros provienen del carlismo y por tanto respetan los privilegios territoriales y los derechos históricos.
Unos privilegios, apuntó, que el franquismo ayudó a conservar a los grupos pequeñobugueses del interior que hoy conforman buena parte del electorado de ERC, partido que, advirtió, “no es de izquerdas sino pequeñoburgués, está en contra del gran capital pero también contra el movimiento obrero, los sindicatos y las huelgas, y quiere
unos salarios lo más bajos posible”.

"EMPODERAMIENTO"DE LOS EXCLUIDOS

Apuntó que Podemos, a diferencia del PP y el PSOE, parte del principio del “empoderamiento” de los excluidos, que busca integrarles con voz y voto en el sistema político, incluso mediante la discriminación positiva. Y en Cataluña, explicó, esos excluidos son los castellanohablantes, incluso desde finales del franquismo, cuando el catalán ya era la lengua de prestigio en el poder económico, algo que ahora ya se ha extendido a todas las altas esferas.
Martínez relató que los cuadros de Podemos en Cataluña aún se están definiendo, pero que de los seis catalanes que están en el Consejo Político, todos, menos el exfiscal Carlos Jiménez Villarejo, que rechaza el derecho a decidir “porque no está contemplado por la ONU ni por ninguna tradición de izquierdas seria”, los demás se han declarado confederalistas o independentistas. Y son los que están actuando como portavoces de la formación en dicha comunidad.
Por el contrario, Podemos Unidos, que estima que, descontado el “efecto lista” que atrajo votos a la de Pablo Iglesias, fue la candidatura más votada en la Asamblea Ciudadana entre los inscritos catalanes, se define como federalista y contempla la soberanía nacional de todos los españoles. Es más, añadió, "si España es plurinacional, Cataluña también lo es". Ante todo, este grupo cree que a los desfavorecidos les conviene un Gobierno lo más fuerte posible para que ejecute políticas redistributivas socialdemócratas y se enfrente a los poderes económicos y una alianza de todos estos grupos de población en los países del sur de Europa, no dividirlos incluso dentro del actual Estado español.
“Sería muy contradictorio admitir que las comunidades autónomas hagan cada cual de su capa un sayo mientras predicamos aliarnos con los excluidos de otros países”, enfatizó. Los afiliados a Podemos en Cataluña elegirán a sus dirigentes municipales entre el 26 y el 30 de diciembre por medio de una Asamblea Ciudadana con voto telemático. Entonces se decidirá también si el partido se presenta con marca propia a las elecciones de mayo.
ELECCIONES CATALANAS


A partir de enero se elegirá a la dirección en Cataluña, con vistas a unas hipotéticas elecciones que, sin embargo, Martínez cree que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, no adelantará, pues ERC, que ya disputa a CiU el liderazgo nacionalista