Verónica Fumanal será la nueva presidenta de la Asociación Comunicación Política

¿Una campaña agotada? Los expertos opinan. Los periodistas Pilar Gómez (La Razón), Kiko Llaneras (El País) y Lucía Méndez (El Mundo) debaten sobre la última campaña electoral, sus deficiencias y aciertos y las claves de cada partido

Un momento del debate
Un momento del debate

Verónica Fumanal, asesora de comunicación, se ha convertido hoy en presidenta de la Asociación Comunicación Política (Acop), hasta ahora liderada por Daniel Urueña. Antes de conocer los resultados de la votación, en la sede del Parlamento Europeo ha tenido lugar un debate político entre unos ponentes de acreditada solvencia periodística: el periodista y experto en datos demoscópicos para El País, Kiko Llaneras y la periodista y jefa de opinión del diario El Mundo, Lucía Méndez.

Una vez reposados los resultados electorales de los comicios autonómicas y municipales, que arrastraron la resaca post-electoral de las generales, cabe preguntarse cuáles han sido las diferencias entre una campaña y otra, y también si los partidos han sabido renovarse y afrontar la transformación digital. Las maneras de comunicar han cambiado respecto al último siglo, y este ha sido uno de los retos a los que se enfrentaban los equipos de campaña de todas las fuerzas políticas, que finalmente no han sabido implantar, según han coincidido los ponentes.

Respecto al contenido de la campaña vertida por parte de los partidos políticos y la implicación de éstos en la última campaña, Pilar Gómez reconoce que “ha sido una campaña floja, en la que no hemos vista casi de nada debido al arrastre en el que nos encontrábamos, la resaca de las elecciones generales”. Una opinión que respalda Kiko Llaneras que reflexionó sobre la estrategia de los partidos de derecha que “no estaban en un buen momento” y prefirieron apostar por hacer una campaña “en clave territorial”.

En cuanto a los datos que arrojan las urnas, la subdirectora de LA RAZÓN, analiza que, hay un matiz diferente respecto a las pasadas elecciones de 2015. “Las elecciones europeas siempre eran las de castigo, y en esta ocasión han sido las generales donde el votante ha penalizado a los partidos”. Vaticina la periodista que Ciudadanos debe ahora analizar sus resultados “aupados por la subida en las generales pero que ahora en las autonómicas han decaído”, y llama la atención sobre la posibilidad a convertirse en un “partido bisagra y a no crecer”. En cuanto a los axiomas asumidos durante años de campaña electoral sobre que los partidos que no llegan en porcentaje de voto al 15% terminaban siendo duplicados por el bipartidismo y relegados a la tercera plaza política, Kiko Llaneras ha asegurado que estos mitos han quedado sin fundamento. “Con cinco partidos esta barrera ya no existe”.

¿Tres partidos nuevos han acabado finalmente con el bipartidismo? Era una de las predicciones y hasta ahora una de las sentencias que en las tertulias políticas se escuchaba con mayor claridad. Sin embargo, los ponentes lo descartan. “ Pese a que tenemos cinco partidos, hay dos que siguen muy fuertes”, recuerda Pilar Gómez. “Aunque estén en su peor momento, el bipartidismo sigue manteniéndose y se reivindica frente al desplome de podemos y un partido naranja que no termina de consolidarse”.

La pregunta de oro tras la triple campaña a la que los partidos se acaban de enfrentar es sí han sabido estos adaptarse a las nuevas tecnologías, o si han continuado inmersos en campañas tradicionales. Para Kiko Llaneras, el intento de Vox de hacer campaña en redes les ha pasado factura en las urnas. “Han impuesto bastante parsimonia a salir a la calle y a que te vean millones de personas en la televisión y el resto de partidos han hecho una campaña tradicional”, resume. Pilar Gómez cree que las audiencias de los debates televisivos en la campaña de las elecciones generales demuestra que “estos formatos funcionan” y en cuanto a Vox analiza que “su no participación, les perjudicó”. Sobre el modo de hacer campaña, valora que los partidos “han tratado de adaptarse al mundo de las redes, pero no han hecho unas campañas orientadas a ello”. Entre los métodos ya tradicionales como la caravana de prensa en la que los partidos se recorren España con los periodsitas, la subdirectora de este diario cree que “han dejado de tener sentido y están muertas” .

Y la joya de la corona, como en tantas campañas electorales, son las encuestas. Unas encuestas, como la del CIS de Tezanos que finalmente sí acertó, aunque en este laberinto, aún quedaría mucho por hacer, según Kiko Llaneras. Lanzó también la pregunta de como medir a un partido que hasta ahora no entraba en las encuestas y al que solo se le presuponía un buen resultado “por la gente que acudía a sus mitines”. “Tenemos datos buenos de que va a votar, pero es un mundo difícil de saber como va a funcionar y los líderes en campaña tienen que tomar decisiones con información escasa. Si yo fuera un político, no me pondría en manos de un algoritmo”, aseguraba.

Después del análisis sobre campaña, resultados y medios, salió a debate la posibilidad de enfrentar y encontrar lo mismo entre Podemos y Vox. Un mismo fenómeno. Una teoría que no se cumple según explicaba la periodista Lucía Méndez. “Vox no es Podemos, tan solo en un 20%”. A su juicio, “Podemos no es una escisión del PSOE y Vox sí lo es”, además, aporta que “la expectativa de los votantes de Vox no se ha cumplido y sus electores están decepcionados por sus 24 escaños que no les convierten en influencia”. Pilar Gómez esgrime las diferencias entre ambos partidos nuevos, asegurando que “Podemos llegó en un momento de desencanto social y ante una izquierda huérfana y de ahí sus resultados en 2015, mientras que Vox surge con fuerza entre los que piensan que el PP de Rajoy no defiende a España ante la crisis soberanista”. Sin embargo, añade que el caso del partido de Vox, en su campaña solo ha versado un planteamiento, el de la defensa patriótica de España,. “En su campaña yo no recuerdo ninguna propuesta económica, o de sanidad. Solo hablan de España”.