Zapatero gastó 8,7 millones en concertinas para Ceuta y Melilla

El Ministerio del Interior asegura que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero gastó 8,7 millones de euros en concertinas para los perímetros fronterizos de Ceuta y Melilla. Además, el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz destaca que, a pesar de las críticas de los últimos meses del PSOE a las concertinas, Zapatero nunca eliminó la llamada "concertina de superficie"de Melilla y mantuvo durante todo su mandato la concertina en la valla de Ceuta.

Interior se refiere a este asunto en una respuesta por escrito que ha enviado al Congreso, donde la diputada de UPyD Irene Lozano pidió explicaciones al Ejecutivo sobre la instalación de "alambres de cuchillas en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla". A este respecto, el departamento de Fernández Díaz asegura que "desde el año 1998 se viene trabajando en el reforzamiento del perímetro fronterizo de España con Marruecos en las ciudades de Ceuta y Melilla".

En este sentido, Interior destaca que "el 30 de septiembre de 2005 el Consejo de Ministros adoptó un acuerdo por el que se aprobaron medidas especiales para la seguridad y mejora de los servicios públicos en Ceuta y Melilla, entre los que se recogen diversas medidas dirigidas a reforzar las fronteras de ambas ciudades y a garantizar la integridad estructural de los perímetros fronterizos".

Posteriormente, el 13 de octubre de 2005, el Consejo de Ministros adoptó un nuevo acuerdo autorizando al Ministerio del Interior la contratación, por procedimiento de emergencia, de las medidas contempladas en el acuerdo de 30 de septiembre, por un importe de 28.100.000 euros.

A su vez, mediante Resolución del Secretario de Estado de Seguridad, de 14 de octubre de 2005, se acordó la contratación de emergencia de diversas obras, suministros y servicios, por importe total de 12 millones de euros, entre las que se encontraban concertinas para Ceuta y Melilla.

En concreto, el Ejecutivo de Zapatero acordó el "reforzamiento y recrecido del vallado exterior del perímetro de Ceuta, incluyendo colocación de nueva concertina, por importe de 4,7 millones de euros". También se decidió el "reforzamiento y recrecido del vallado exterior del perímetro de Melilla, incluyendo igualmente colocación de nueva concertina, por importe de 4 millones de euros".

Además, Interior recuerda que "mediante nueva Resolución de 25 de octubre de 2005, del secretario de Estado de Seguridad, se aprueba la contratación por procedimiento de emergencia de la construcción de un tercer vallado, o sirga tridimensional, por importe de 13,9 millones de euros, que implica la elevación de la valla interior. Se suprime la concertina instalada en origen en la valla interior".

Además, por resolución del secretario de Estado de Seguridad de 17 de julio de 2006, se adopta un nuevo acuerdo para la contratación por procedimiento de emergencia de la ampliación de la sirga tridimensional a todo el perímetro fronterizo, por importe de 7 millones de euros.

El departamento de Fernández Díaz destaca que, en 2007, el Gobierno de Zapatero adopta "la decisión de eliminar la concertina existente en la valla exterior del perímetro de Melilla, sobre todo en los tramos más sensibles. Sin embargo, nunca se retiró la llamada 'concertina de superficie', que permanece desde entonces a ras de suelo en la parte exterior y que es más visible y evidente cerca de los puestos de vigilancia marroquíes y en los límites de la ciudad al norte y al sur".

Asimismo, Interior remarca que "la concertina instalada en su día en el perímetro de Ceuta se ha mantenido en su totalidad y sin cambios desde 2005". El departamento de Fernández Díaz también recuerda que "hasta la fecha, la Unión Europea no ha puesto de manifiesto objeción alguna a la instalación de la medida de referencia en los vallados fronterizos de Ceuta y Melilla".

El Gobierno actual concluye que "la concertina constituye un medio adicional de seguridad que contribuye a impedir que se produzcan intentos de entrada irregular en el territorio español. Al tratarse de una medida de carácter pasivo, su instalación no produce lesión alguna por sí sola".

Finalmente, Interior apunta que la nueva concertina en Melilla "ha sido instalada a una altura de 6 metros y se combina con un dispositivo previo 'antitrepa', cuya finalidad es evitar que se alcance el nivel superior y, por tanto, el contacto con aquélla. La disposición de ambas medidas combinadas constituye una medida fundamentalmente disuasoria".