El sentimiento de pertenencia es fundamental en la crianza

La familia es el primer grupo del que necesitamos sentirnos parte, queremos ser aceptado y considerado importante dentro de él.

La familia es el primer grupo del que necesitamos sentirnos parte, queremos ser aceptado y considerado importante dentro de él.
La familia es el primer grupo del que necesitamos sentirnos parte, queremos ser aceptado y considerado importante dentro de él.Pexels

El sentimiento de pertenencia es algo que necesitamos todos los seres humanos, de hecho es algo que influye en nuestro desarrollo evolutivo. Las personas somos seres sociales y como tales necesitamos sentirnos parte de un grupo. Este sentimiento es totalmente subjetivo y tiene un gran componen emocional, por ello es algo que debemos tener muy en cuenta en la crianza de nuestros hijos. Muchos de los comportamientos de los niños se producen porque están buscando esa pertenencia.

La familia es el primer grupo del que necesitamos sentirnos parte, queremos ser aceptado y considerado importante dentro de él. Las primeras relaciones sociales que tienen los niños son con su núcleo familiar y es fundamental que vivan ese sentimiento de pertenencia. Para esto es importante que desarrollemos un vínculo y una conexión con ellos basada en el amor y el respeto, que les valoremos y que les demos su sitio dentro de esa comunidad que hemos creado.

Pertenencia y significado

Todos necesitamos pertenecer y saber que somos importantes y los niños, que están aprendiendo a vivir, mucho más. De como se desarrolle ese sentimiento de pertenencia en el núcleo familiar dependerá de cómo nuestro hijo entienda las relaciones sociales. Como afronte la conexión con el entorno dependerá de la confianza que tenga en si mismo. Sentirse parte de su comunidad hará que desarrolle una mejor y mayor autoestima.

Cuando formas parte de una comunidad, en la que te sientes escuchado y tenido en cuenta tu sentimiento de compromiso con ellos es mayor. Cuanto más te sientes parte de un grupo más lo cuidas. Este sentimiento de pertenencia es el que nos hace que esas personas tengan un significado para nosotros y que sean importantes. Para nuestros hijos sentirse amados, escuchados, valorados y respetados por nosotros es fundamental para que sientan que pertenecen a la familia.

¿Por qué es importante pertenecer?

Los niños buscan desarrollar la pertenencia a través de sus comportamientos pero como están aprendiendo a vivir en ocasiones se equivocan en el modo de querer conseguirla. Cuando un niño siente que no pertenece busca cualquier manera de conseguir que se le acepte y que se le tenga en cuenta y puede ser que el modo en el que lo está intentando no sea correcto. A través de la observación y la percepción los pequeños van tomando decisiones y dentro de su lógica privada creen estar actuando bien. En demasiadas ocasiones nos quedamos solo con el comportamiento de los niños, no somos capaces de ver el por qué de ese comportamiento y muchas de esas veces el pequeño solo está buscando pertenecer.

Los seres humanos somos seres sociales y necesitamos formar parte de la sociedad para crecer y desarrollarnos como individuos. Los niños también tienen esta necesidad social para desarrollarse y aprender y nosotros como adultos tenemos la obligación de cubrir esa necesidad dándoles su sitio dentro de nuestra comunidad.

Los pequeños cuanto más seguros y confiados se sientan más desarrollarán el sentimiento de pertenencia y esto derivará en una mayor autoestima. Cuando los niños tienen cubierto este sentimiento están mucho más dispuestos a colaborar, cooperar y seguir las normas de convivencia, por que ellos también forman parte de ella.

Cómo generamos el sentimiento de pertenencia

Para desarrollar el sentimiento de pertenencia de nuestros hijos es importante que les tengamos en cuenta y que les demos la oportunidad de participar y de aportar a la familia. Igual que a nuestros hijos, saber que podemos contribuir nos da mayor seguridad en nosotros mismos y en nuestras capacidades. Para fomentar esto en los niños es importante:

  • Transmitirles que nuestro amor no tiene condiciones. Te quiero por ser quien eres y tal y como eres y mi amor no va a depender de un comportamiento.
  • Debemos valorar sus opiniones y sus ideas. Escucharles y motivarles para que den su opinión y para ello debemos estar preparados para respetar y tener en cuenta aquello que digan.
  • Dejarles tomar decisiones (acordes a su etapa evolutiva), respetar esa decisión y confiar en ellos y en la decisión que han tomado.
  • Buscar y desarrollar la cooperación entre todos los miembros de la familia.
  • Hacer actividades en grupo en donde practiquemos y desarrollemos la colaboración y la cooperación.
  • Animarles y apoyarles para que desarrollen sus propias habilidades.
  • Confiar en sus capacidades y en que pueden lograr hacer las cosas. Para esto es importante que les demos la oportunidad de hacer y de practicar.

El sentimiento de pertenencia lo necesitamos desde que nacemos, en un primer momento el apego, el amor y cubrir todas las necesidades de los bebés es suficiente para que se vaya desarrollando. A medida que los pequeños van creciendo van necesitan reafirmar esa pertenencia para poder continuar con su crecimiento y evolución. Es importante que nuestros hijos tengan su hueco dentro de la familia y que todos sintamos que formamos un gran equipo en donde todos los miembros son igual de importante, sino pueden llegar las tan temidas luchas de poder...

Rosa Rasche Santaolalla, educadora en Disciplina Positiva para Familias, asesora de crianza respetuosa y autora del blog www.embarazoycrianza.com. También puedes encontrarme en Instagram Facebook