La enfermera en el colegio de tus hijos: figura clave

La enfermería escolar contribuye a una evidente reducción del estrés del profesorado, reforzando el desarrollo de sus competencias educativas.

La enfermería escolar contribuye a una evidente reducción del estrés del profesorado, reforzando el desarrollo de sus competencias educativas.
La enfermería escolar contribuye a una evidente reducción del estrés del profesorado, reforzando el desarrollo de sus competencias educativas.PIXABAY

Todos os que tenemos hijos conocemos la sensación cuando, de manera inesperada, te suena el móvil y en la pantalla ves que es el colegio de los niño. Entras en pánico en segundos hasta que, al otro lado y generalmente con tranquilidad, lo primero que te dicen es que todo está bien y que no te asustes. Muchas veces esa llamada viene de la enfermería del colegio, algo muy necesario y más ahora que un poco de fiebre, lo que antes le dabas la importancia justa, ahora es motivo de salir corriendo a buscarlos y hacerles enseguida una PCR. Son los tiempos que nos ha tocado vivir.

No todos los centros escolares disponen de enfermería

Desde luego contar con este servicio en los colegios es un lujo que cada vez más padres valoran. El CEO de Schoolnurses, Jesús Ruíz, considera que “una de las inquietudes cada vez más frecuentes entre los padres, alumnos y docentes es que el centro educativo cuente con un servicio sanitario completo y adecuado para solventar tanto las enfermedades cotidianas como la prevención y gestión correcta ante crisis epidemiológicas como la actual pandemia”.

Contribuir a la mejora de la educación para la salud, con apoyo y soporte del personal de enfermería especializado y coordinador in-situ, es una necesidad tanto para nuestros menores como para una correcta gestión del centro educativo. «La enfermería escolar, como espacio de profesionales de la salud, también tiene la co-responsabilidad de cuidar, ayudar a prevenir, apoyar y educar en salud, a toda la comunidad educativa como un pilar más en la formación completa de nuestros hijos como personas sanas en toda la amplitud de este concepto», explica Ruíz.

La pandemia ha modificado el escenario y las necesidades

Los sanitarios, lo sabemos, son los grandes protagonistas desde hace ya un año de esta grave crisis que sufrimos por la pandemia. Por el número de fallecidos, por el impacto que ha traído en la salud mental de muchas personas y también por la grave crisis que ha generado. Es un golpe determinante para poner en relieve el papel de estos profesionales, y es una oportunidad de mejorar y aprender que hay que invertir en prevención y formación. Hay una gran necesidad de que este tipo de profesionales sanitarios tengan presencia en todas las instituciones educativas y que puedan también servir de apoyo para aliviar la ya muy tocada Atención Primaria, un sistema abocado al desbordamiento debido al envejecimiento poblacional y malos hábitos, y que demanda intervenir en edades tempranas para conseguir resultados a largo plazo.

La labor de los profesionales de la enfermería

Es muy importante recordar que viene determinada por la realidad cambiante de cada colegio. La enfermería antes de la pandemia asistía, educaba, investigaba y gestionaba cada caso. Actualmente, como coordinadores COVID, además de valorar cada posible afectado y determinar si puede ser un posible contagio, elaborar listados, comunicar con Salud Pública y familias, cumple un papel fundamental en el ecosistema escolar como asesora y guía a claustro, familias, dirección y alumnos para prevenir contagios, minimizar riesgos, evaluar y adaptar protocolos oficiales y velar por que se cumplan todas las recomendaciones sanitarias.

«Ahora más que nunca, contar con este tipo de profesional es una necesidad esencial para cualquier colegio, no solo porque es de gran ayuda para atender heridas o traumatismos diarios, o dar soporte a alumnos con problemas crónicos o eventuales, sino también porque supervisan la muy necesaria formación continuada en temas de salud y bienestar», explica Ruiz.

Con todo ello, contar con un servicio de enfermería escolar va más allá de tener una persona que se encargue solo de curar heridas y poner tiritas. «Su conocimiento del entorno, la realidad personal real de alumnos durante toda su vida escolar, familias con las que se desarrollan vínculos muy estrechos y su especial enfoque sanitario y el poder compartir el día a día con el resto de personal del colegio, la posicionan como una pieza clave, además de en la crítica detección precoz, en ser garante de igualdad de condiciones para los alumnos que por razones de salud podrían no ver sus derechos respetados; es decir se convierte en garantes de sus derechos fundamentales», matiza Ruiz.

¿Qué otros beneficios tiene disponer de un servicio de enfermería escolar?

Valoración correcta de los casos y emergencias.

Una enfermera escolar es una pieza clave de apoyo a toda la comunidad educativa porque se encarga de dar asistencia a las personas y valorando con criterio sanitario en caso de que se presente una emergencia como una herida, dolor de cabeza, estómago, etc., o incluso un traumatismo leve, y que puede no ser ni tan leve como parezca, ni tan grave como aparente.

Da continuidad y soporte a los Planes de Cuidado personales.

Gestiona con seguridad las necesidades de controles o medicaciones rutinarias o de rescate de los casos de enfermedades crónicas como puede ser la diabetes, asma, alergias, epilepsia, entre otros. Evitando el absentismo escolar o laboral en muchos casos.

Educa en hábitos saludables

La enfermera escolar, como parte de su formación profesional en donde debe enseñar a otros profesionales o al paciente cómo cuidar de su salud o seguir un tratamiento pautado por su médico, también está capacitada para educar a los niños y adultos en hábitos saludables. Es decir, mientras supervisa la correcta colocación de insulina a un niño diabético, por ejemplo, puede reforzar sus conocimientos de la enfermedad y darle consejos sobre cómo cuidar su alimentación y correcto descanso.

Coordina o adapta formación en salud asociada con el bienestar físico, mental, emocional, social, medioambiental e incluso espiritual.

Se trata de una figura que está capacitada para promover la salud en toda su amplitud holística, no sólo la física. La salud es mucho más que la ausencia de enfermedad. Para ello, puede desarrollar o adaptar sus propios talleres, pero también sumar o coordinar contenidos y estrategias continuadas, en colaboración con el centro escolar, de las colaboraciones con otros especialistas adaptando estos contenidos a cada comunidad educativa abordando temas esenciales relacionados con trastornos la nutrición, las enfermedades, el acoso escolar, la prevención de drogodependencias, mindfulness, higiene del sueño, revisiones de la vista, etc.

Asimismo, es importante resaltar que la enfermería escolar contribuye a una evidente reducción del estrés del profesorado, reforzando el desarrollo de sus competencias educativas. Todo ello, en beneficio del propio centro educativo, que ve mejorada su excelencia, calidad y seguridad al tiempo que cumple con los derechos del menor para con la salud e igualdad de oportunidades.