Mejide contra Arcadi y cómo superar la vergüenza ajena

No sé qué me resultó más molesto, si la trampa flagrante y la sensación de estar viendo el truco mal disimulado desde el principio, o el hecho de que lo envolvieran de justicia moral, en papel de regalo de color “le vamos a dar su merecido a este rufián”.