Actualidad

Reducir los efectos dañinos de la soledad no deseada en los mayores

Según datos del Padrón Municipal de Habitantes, a 1 de enero de 2018, en Madrid más de 160.000 personas mayores de 65 años vivían solas

El delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte, ha participado hoy en la clausura de la jornada #Soledad Cero. Un reto de todos. Para todos, organizada por la Asociación Servicio Integral Sectorial Para Ancianos (ASISPA), y que se ha desarrollado en la sede del Imserso.

Publicidad

Según datos del Padrón Municipal de Habitantes, a 1 de enero de 2018, en Madrid más de 160.000 personas mayores de 65 años vivían solas. Por ello, la jornada de hoy ha servido para reflexionar sobre la soledad de nuestros mayores, tanto desde la perspectiva de la administración y los retos a los que se enfrenta para poner solución a este problema, como desde la perspectiva de los profesionales que trabajan con estas personas y la labor que pueden desarrollar para prevenir estas situaciones. Además, los asistentes han podido conocer situaciones reales a través de los testimonios de varios mayores.

Durante el acto de clausura de la jornada, Aniorte ha destacado que la labor del Ayuntamiento de Madrid, como administración más cercana, es reducir en la manera de lo posible los efectos de esta realidad de ‘soledad no deseada’ y de esta manera planear medidas políticas y sociales para frenar la prevalencia e incidencia de la soledad, evitar su cronificación y paliar sus efectos dañinos. Para ello, el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social ha avanzado que se va a “impulsar un proyecto de colaboración con las entidades sociales de referencia, que pueda empezar a trabajar ya el 1 de enero, para impulsar la detección de situaciones de soledad, involucrando a la ciudadanía y paralelamente generar redes vecinales de apoyo que, desde la cercanía, presten esa ayuda a las personas mayores solas”.

Publicidad

El delegado ha anunciado, además, que se van a realizar contratos municipales para la detección de la soledad a través de los registros que ya se tienen de otros servicios como el de teleasistencia o centros de mayores, entre otros, de modo que “todo el Consistorio se ponga al servicio de la detección de la soledad en las personas mayores. El Ayuntamiento de Madrid se va a volcar en la soledad, es uno de los ejes de este Gobierno, es uno de los principios a desarrollar porque creemos que es uno de los grandes problemas que tiene el siglo XXI”, ha señalado.

Publicidad

El nuevo plan Madrid, ciudad amigable con las personas mayores 2021-2023 abarcará los estudios necesarios para conocer la situación real de soledad no deseada, potenciará acciones para combatir este problema entre todos y continuará prestando apoyo a organizaciones que trabajan en este campo, entre otras acciones. Todo ello con la finalidad de prestar una atención completa a las personas que se encuentran en situación de soledad no deseada y paliar así sus efectos. /