Seis pasos imprescindibles para tener unos pies perfectos

Lo ideal es hacerse la pedicura al menos una vez cada dos semanas pero hay trucos para alargar sus efectos

Lo ideal es hacerse la pedicura al menos una vez cada dos semanas
Lo ideal es hacerse la pedicura al menos una vez cada dos semanas

Tanto en verano como en invierno solemos dejar los pies descuidados, poca protección solar, poca hidratación...y las consecuencias suelen ser pieles duras o pies con aspecto de poco hidratados.

A la vuelta de las vacaciones toca pasar por taller en todos los sentidos: Cara, cuerpo, cabello y ¡los grandes olvidados!: Los pies. Tanto en verano como en invierno solemos dejar los pies descuidados, poca protección solar, poca hidratación...y las consecuencias suelen ser pieles duras o pies con aspecto de poco hidratados. Es verdad que en verano, al llevar el pie menos protegido, este sufre más haciéndose más necesarias las pedicuras que es la manera más efectiva de llevar los pies arreglados. También existe la opción de ir al podólogo pero para el maquillaje de las uñas lo ideal es acudir a un centro de estética.

A medida que el verano va alejándose y las temperaturas bajando, progresivamente vamos dejando atrás el calzado abierto y volvemos a los calcetines y el calzado cerrado. Es decir que los pies están más protegidos pero debemos seguir cuidándolos.

Si no tienes demasiado tiempo o quieres espaciar la visita al podólogo o esteticista los expertos de My Lucky sox, una tienda online de calcetines llenos de magia y colorido, te dan unos trucos muy útiles para tener los pies perfectos.

-Pon los pies en remojo al menos diez minutos y con agua tibia. Un barreño con agua tibia tirando a calentita para meter los pies en remojo. Si puedes echarle sal marina, mejor. El agua ablandará la piel y hará que sea mucho más fácil retirar después las pieles muertes.

-Quita las durezas frotando con piedra pómez. Pon especial énfasis en las zonas que suelen requerirlo más y que son los talones y el lateral de los dedos gordos así como la parte más cercana a los dedos de la planta del pie que es la que más sufre. Si con la piedra pómez no es suficiente, deberás entonces acudir a un experto para que te la retire con una cuchilla. Es preferible que no te lo hagas en casa si no sabes perfectamente cómo hacerlo.

-Corta las uñas de forma cuadrada. Las uñas deben ser cortadas en forma cuadrada para evitar que se encarnen y esto te pueda producir una infección.

-Exfóliate. Usa un gel o crema exfoliante para retirar las células muertas. Si lo haces con un guante de crin el efecto será más potente. Empieza por la planta de los pies y vete subiendo por el tobillo y hasta la rodilla. Así aprovecharás para darte un masaje placentero y dejar la piel suave. Aclara con agua tibia.

-Hidrata. Usa una crema específica para pies o cualquiera que contenga mucha grasa, sobre todo si no tienes previsto salir de casa para que se absorba bien y haga mayor efecto en la piel.

-Súper hidratación nocturna con calcetines. ¿Recuerdas la famosa crema Nivea de lata azul? Es perfecta para una hidratación extra nocturna. Sé generosa y aplícate una buena dosis en los pies sin olvidar los dedos y a continuación ponte unos calcetines de algodón y duerme toda la noche así. La crema hará su función impregnándose en la piel y haciendo que cuando te levantes tengas los pies suaves y perfectos.